Archivos de la categoría ‘Fanatismos’

75510_501674289867978_1292551621_n

Dios amaba tanto al mundo que envió a su único hijo…” a un minúsculo puesto avanzado romano donde vivía menos del 2% de la población mundial*
¡¡Qué estrategia más brillante!!

*Como habréis notado, en la estadística falta un continente entero. Esto de debe a que las cifras aluden a la población mundial en tiempos de los romanos, época en la que para el Viejo Mundo América aún no “existía”.

Anuncios

alig En la imagen vemos la respuesta que el Arzobispo de Nueva Orleáns, Gregory M. Aymond, le da al propietario de una granja de aligátores, Jim Piculas, sobre si en Cuaresma se pueden comer dichos animales. Como era de esperar, el arzobispo da una respuesta basada en… la ignorancia. Esta es la traducción:

Muchas gracias por su carta del 24 de febrero de 2.010 sobre el particular de si se puede comer aligátor durante la Cuaresma.

Sí, los aligátores se incluyen en la familia de los peces y estoy de acuerdo con usted, Dios creó una magnífica criatura que es importante para el estado de Luisiana y que se considera comida proveniente del mar

Obviamente, al señor arzobispo se le escapan varias cosas ya que los aligátores, como buenos cocodrilios (no confundir con cocodrilos) no son precisamente peces. Y, aunque lo fuesen, también comete el pequeño error de considerar animales marinos a unos animales que viven en charcas y en ríos, no en los mares. Me gustaría saber si este señor sabe lo que es la biología y para qué sirve

Alguien me preguntó una vez que si cuando el Papa (Peneadicto Equis Uve Palito pa’ los amigos) abriese su cuenta de Twitter le seguiría. Asombrado respondí algo así como

¡¡¿¿Cómo no lo voy a hacer??!!

Es cierto que servidor no es precisamente un creyente en deidades -lo de los amigos imaginarios lo fui superando al tiempo que mi infancia- y que mi respeto por los dirigentes de paraísos fiscales es más bien inexistente. Sin embargo ver cómo intenta alguien de esa catadura evangelizar al mundo en frases de menos de 140 caracteres era una oportunidad que no podía dejar pasar. Y no la dejé escapar. Lo que desde luego no me esperaba era las auténticas joyas de las que iba a ser testigo… (más…)

¿Aún no os habéis arrepentido?

En anteriores entradas hemos visto que ya desde la época romana (y supongo que desde mucho antes, pero no tengo datos sobre eso) la gente se afanó en buscar augurios, hacer cuentas o, simplemente, “prever” sin más el fin de los tiempos. Muchos de esos profetas estaban ampliamente marcados por los conocimientos que había en su época, lo que nos lleva a que en mayor parte aludían a castigos divinos. Con la llegada de los avances científicos comenzamos a ver novedades como cometas que se estrellaban (y que no eran “señales divinas”), o terremotos seguidos de inundaciones, algo que probablemente a los romanos -por ejemplo- no se les hubiese ocurrido. Pero el mundo no sólo no acabó después de los anuncios de esta gente si no que siguió avanzando y, obviamente, los motivos del fin del mundo también lo hicieron. (más…)

¡¡Arrepentíos!!

Como ya hemos visto, desde hace miles de años surge gente que fantasea con historias apocalípticas, juicios finales y otras paranoias (a veces colectivas). En la anterior entrada nos centramos en lo que fueron previos al siglo XIX, y lo cierto es que había un motivo concreto para hacer alguna diferencia entre esos “acabóses” y los que vinieron a continuación. Hasta mediados del siglo XVIII lo cierto es que nadie diferenciaba entre ciencia y religión, entre astronomía y astrología. La superstición campaba a sus anchas y, de hecho, cosas como la peste negra fueron tomadas como castigos divinos debido a la ignorancia sobre qué la provocaba. Sin embargo, con el auge de la investigación empezaron a llegar otros “fines del mundo” de un cariz bastante diferente al religioso, aunque también hubo muchos movimientos de índole teísta que lo vaticinaron. Algunos, incluso, con forma de bromas.
(más…)

Yo de vosotros me iba arrepintiendo… o no

Desde que el ser humano es tal siempre ha habido agoreros hablando de la inminencia del fin de todo lo conocido. Y en parte todos han tenido razón si se mira desde el punto de vista de que cada día el el fin del mundo para unos cuantos miles de personas 😀
Lo malo para ellos es que sus predicciones suelen girar en torno al fin del mundo total y completo. Es decir, a la desaparición de nuestro planeta y, con él, nosotros. Nuevamente, tengo que reconocer que en parte tienen razón ya que el Sol también morirá, como buena estrella que es, y nuestro planeta también acabará desapareciendo. No obstante no tenemos de qué preocuparnos ya que esto ocurrirá en torno a dentro de unos 5.000.000.000 años, una fecha en la es que más que improbable que sigamos pululando por ahí. (más…)