Los “fines del mundo” a los que sobrevivimos (siglos XIX-XX)

Publicado: 23 octubre, 2012 en Curiosidades, Fanatismos, Frikadas, Religiosos
Etiquetas:

¡¡Arrepentíos!!

Como ya hemos visto, desde hace miles de años surge gente que fantasea con historias apocalípticas, juicios finales y otras paranoias (a veces colectivas). En la anterior entrada nos centramos en lo que fueron previos al siglo XIX, y lo cierto es que había un motivo concreto para hacer alguna diferencia entre esos “acabóses” y los que vinieron a continuación. Hasta mediados del siglo XVIII lo cierto es que nadie diferenciaba entre ciencia y religión, entre astronomía y astrología. La superstición campaba a sus anchas y, de hecho, cosas como la peste negra fueron tomadas como castigos divinos debido a la ignorancia sobre qué la provocaba. Sin embargo, con el auge de la investigación empezaron a llegar otros “fines del mundo” de un cariz bastante diferente al religioso, aunque también hubo muchos movimientos de índole teísta que lo vaticinaron. Algunos, incluso, con forma de bromas.
A continuación veremos una lista de las correspondientes al siglo XIX y posteriores.

  • Año 1.805. El predicador presbiteriano Christopher Love anunció que el fin del mundo llegaría de la mano de un terremoto masivo. Curiosamente, dijo que al año siguiente reinaría Cristo en la Tierra (¿?)
  • Año 1.806. Ese año en la localidad de Leeds una gallina comenzó a poner en cuya cáscara estaba escrito “Cristo viene”. Finalmente se descubrió que un vecino bromista grababa la frase en los huevos con ácido y luego los dejaba en el nido otra vez. Hasta que se descubrió al gracioso mucha gente vivió aterrorizada.
  • 25 de diciembre de 1.814. Joanna Southcott, una mujer de 64 años de edad y autoproclamada profetisa, comenzó a anunciar que se hallaba embarazada de Jesucristo en su segunda venida y que éste nacería el 25 de diciembre de 1.814. Joanna murió poco después de la fecha predicha, el día 27 y, para asegurarse de si era cierto o no lo que decía, le practicaron una autopsia. No estaba embarazada.
  • Año 1.836. Uno de los fundadores de la iglesia Metodista, John Wesley, vaticinó que el mundo se acabaría ese año. Wesley nunca supo si había acertado o no, para él el mundo terminó en 1.791.
  • Año 1.843. Harriet Livermore era una fanática religiosa estadounidense que creyó recibir un mensaje divino de que el mundo acabaría ese año.
  • 21 de marzo de 1.844. Al igual que Harriet Livermore, William Miller era un predicador baptista y, al igual que ella, predijo el fin del mundo, esta vez con una fecha exacta.
  • 22 de octubre de 1.844. William Miller predijo el 22 de marzo (al ver que había fallado en su primera predicción) que el mundo definitivamente acabaría este día. Volvió a fallar.
  • Año 1.847. Harriet Livermore, nuevamente, volvió a predecir el apocalipsis para este año, habida cuenta de que aún no se había terminado. Curiosamente, ni este nuevo fallo le impidió seguir predicando hasta 1.868, año en que falleció.
  • 7 de agosto de 1.847. Johann Georg Rapp predijo que el fin del mundo se produciría a lo largo de su vida. Murió ese día, aún convencido de ello.
  • Entre 1.853 y 1.856. En ese período se produjo la Guerra de Crimea, circunstancia que llevó a mucha gente a pensar en (y anunciar) el fin del mundo.
  • Año 1.862. John Cumming, un clérigo escocés calculó que ese año se cumplían 6.000 años de la creación del mundo, y que por lo tanto debería acabar. Tuvo que dar muchas explicaciones hasta que falleció en 1.881.
  • Año 1.862. John Wroe fue un religioso creador de la iglesia cristiano-isarelí que predijo el fin del mundo para ese año. Murió al año siguiente.
  • Año 1.873. El sacerdote adventista (sí, los adventistas tienen fijación con el tema) Jonas Wendell vaticinó el fin del mundo para ese año.
  • Año 1.874. El religioso Charles Taze Russell, fundador de los “Estudiantes de la Biblia“, predijo para ese año el fin del mundo. También lo predijeron (y erraron) los Adventistas del Séptimo Día.
  • Año 1.878. Varios de los Estudiantes de la Biblia corrigieron la fecha en vista de que los cálculos de su maestro habían fallado. No sería la última vez.
  • Año 1.881. La presunta profetisa Ursula Southeil (más conocida como Madre Shipton, 1.488-1.561) habría predicho el fin de los tiempos para ese año según un libro “descubierto” en 1.862. A pesar de haberse demostrado que el mismo libro era una falsificación, hubo mucha gen te que le dio crédito. Este año también fue elegido por los Estudiantes de la Biblia para revisar una vez más la fecha del fin del mundo.
  • Año 1.890. Un líder espiritual amerindio conocido como Wovoka preconizó en 1.889 que al mundo le quedaba tan sólo un año de existencia.
  • Entre 1.892 y 1.911. El “piramidiólogo” Charles Piazzi Smyth, tras realizar “exhaustivos estudios” acerca de las proporciones de la Gran Pirámide de Giza (¿?), concluyó que la propia conclusión de lo conocido llegaría en algún momento entre esos años. Nunca supo si había acertado ya que murió en 1.900, 11 años antes de que se cumpliese el plazo que había dado.
  • Año 1.899. El militar Charles Totten dijo que posiblemente el mundo se acabase ese año. De dónde sacó sus “conclusiones” es algo que nunca se supo.
  • Año 1.901. La Iglesia Católica Apostólica (no confundir con la Iglesia Católica Romana), un movimiento cismático creado en torno a 1.831, había dicho que el mundo se acabaría cuando sus 12 “apóstoles” muriesen. El último falleció ese año.
  • Año 1.908. Nueva fecha dada por los Estudiantes de la Biblia al constatar sus tres anteriores errores.
  • Año 1.910. El astrónomo Camille Flammarion predijo que el paso del cometa Halley probablemente destruiría toda vida en la Tierra, aunque probablemente el planeta no.
  • Año 1.914. Los Estudiantes de la Biblia tuvieron que modificar la fecha una vez más (y era la 5ª ocasión).
  • Año 1.915. El predicador John Chilembwe predijo que el mundo finalizaría ese año. Hay que reconocer que al menos para sí mismo acertó ya que murió en febrero de ese año.
  • Año 1.916. Con casi dos años de Iª Guerra Mundial, los Estudiantes de la Biblia creyeron ver un claro signo del fin del mundo.
  • Año 1.918. Por 7ª vez, los Estudiantes de la Biblia anunciaron el acabóse.
  • Año 1.920. Nuevamente fue modificada la fecha del fin del mundo pot los Estudiantes de la Biblia, y nuevamente erraron el tiro.
  • Año 1.925. Joseph Franklin Rutherford predijo que el mundo tocaría a su fin ese año. ¿Adivináis quién más lo dijo? Sí, los Estudiantes de la Biblia. Otra vez.
  • 13 de febrero de 1.925. Margaret W. Rowen anunció que había tenido una revelación en la que se decía que el mundo acabaría de repente ese día. El 14 de febrero todo seguía igual.
  • Septiembre de 1.935. Wilbur Glenn Voliva, uno de los máximos defendores de la Tierra Plana, anunció fervientemente que el mundo desaparecería ese mes. Tuvo que aguantar 7 años de burlas hasta su fallecimiento desde esta última predicción. Y decimos última porque ya lo había predicho para 1.923, 1.927 y 1.930.
  • Año 1.936. Herbert W. Armstrong anunció el fin de los tiempos para ese año. Se equivocó, por lo que cambiaría la fecha en más de una ocasión.
  • Año 1.941. Los Testigos de Jehová (una rama escindida de los Estudiantes de la Biblia) tomaron el relevo de éstos en lo que a anunciar el fin del mundo se refiere.
  • Año 1.943. Tras darse cuenta de que el mundo seguía igual,  Herbert W. Armstrong anunció esta nueva fecha.
  • Año 1.947. John Ballou Newbrough anunció en 1.882 que el mundo acabaría 65 años más tarde, una buena predicción si se tiene en cuenta que murió en 1.891; buena para él, que se aseguraba no estar vivo cuando se cumpliese el plazo.
  • 21 de diciembre de 1.954. Dorothy Martin, líder de la religión ufológica “Hermandad de los siete rayos” advirtió al mundo que ese día una inundación masiva destruiría el mundo.
  • 22 de abril de 1.959. Florence Houteff intentó evangelizar a toda Norteamérica (desde México hasta Canadá) en previsión de que el mundo se acabase ese 22 de Abril.
  • 4 de febrero de 1.962. La psíquica Jeane Dixon anunció que una sizigia precipitaría el fin de los tiempos ese día. Jeane sobrevivió en 35 años a su propia profecía.
  • Año 1.967. Jim Jones, el fundador de la secta El Templo del Pueblo anunció que ese año se desencadenaría un holocausto nuclear que pondría fin al mundo. Jim Jones acabó desencadenando un “fin del mundo” para 909 adeptos de su secta en el año 1.978 a través de un suicidio masivo.
  • 20 de agosto de 1.967. Ashtar, un ser alienígena, le habría dicho a George Van Tassel que ese día comenzaría la guerra nuclear que acabaría con el mundo. Van Tassel viviría 11 años más.
  • Año 1.969. En ese año, según Charles Manson, se iniciaría una guerra racial que desencadenaría el fin de los tiempos. Actualmente Charles Manson sigue vivo, aunque entre rejas.
  • 9 de agosto de 1.969. George Williams, fundador de la Iglesia de los Primogénitos predijo que el mundo acabaría ese día.
  • Año 1.972. Nueva fecha anunciada por Herbert W. Armstrong tras ver cómo fallaban las anteriores.
  • 11 ó 21 de enero de 1.973. David Berg, líder y fundador de los Niños de Dios, predijo que el mundo se acabaría uno de esos días en un apocalipsis anunciado por el cometa Kohoutek.
  • Año 1.975. Nueva corrección de fechas tanto para Herbert W. Armstrong (esta sería su último cambio de fecha) como para los Testigos de Jehová.
  • Año 1.977. William M. Branham, un predicador cristiano, predijo que el mundo no llegaría a ver el año 1.978. También hay quien afirma que esta fecha había sido predicha por John Wroe como una alternativa a su predicción de 1.862.
  • Año 1.980. Leland Jensen, líder de una secta del movimiento Bahá’í, predijo que un desastre nuclear (no aclaró si en forma de guerra o cómo) precipitaría el fin de los tiempos ese año.
  • Década de los ’80. Hal Lindsey anunció esta como la última década que vería el mundo. No sabemos qué opina de esta predicción tres décadas más tarde desde su rancho de Texas.
  • Año 1.981. Chuck Smith, fundador de la Capilla del Calvario, dijo que la generación de 1.948 sería “la última generación” y que el mundo se acabaría con ella, sobre 1.981. Falló.
  • 10 de marzo de 1.982. Stephen Plagemann y John Gribbin anunciaron en su libro “El efecto Júpiter” (publicado en 1.974) que las fuerzas gravitatorias acumuladas por los planetas en una alineación acabarían con el mundo ese día.
  • 21 de junio de 1.982. El seguidor del esoterismo Benjamin Creme comenzó a anunciar el fin del mundo para ese día. Curiosamente, Benjamin es el editor de una revista de esoterismo que aumentó el número de ventas de manera espectacular justo antes de esa fecha.
  • Octubre o noviembre de 1.982. El telepredicador Pat Robertson (conocido por susd alucinaciones delante de las cámaras) predijo en 1.972 que elñ mundo no iría más allás de octubre o noviembre del 82. Ha seguido ganando dinero a espuertas desde aquellas y, de hecho, sigue en activo.
  • 2 de octubre de 1.984. Otra nueva fecha en el haber de los Testigos de Jehová.
  • Año 1.985. Lester Sumrall publicó un libro en el que predecía ese año como el final. Además de escribir libros apocalípticos, Lester utilizó parte de los millones que ganó con ellos para fundar una cadena de televisión de corte religioso/apocalíptico.
  • Año 1.987 o 1.988. Noah Hutchings anunció que el mundo acabase probnablemente uno de esos dos años. Noah es el propietario de una radio de carácter apocalíptico.
  • 17 de agosto de 1.987. Esa fue la fecha elegida por José Argüelles, un escritor que alcanzó notoriedad (y una riqueza nada desdeñable) interpretando a su manera presuntos calendarios mayas. Según su teoría, sólo se salvarían 144.000 “elegidos” entre los cuales, por supuesto, estaría él al frente.
  • Entre septiembre y octubre de 1.988. Edgar C. Whisenant declaró que el “Arrebato” llegaría en esos meses. Al menos eso afirmó en el libro escrito por él que se convirtió en un best seller. No obstante, acabaría cambiando la fecha para poder sacar más libros.
  • 30 de septiembre de 1.989. Contento con el éxito de ventas de su libro anterior, Edgar Whisenant decidió sacar otro más en el que ofrecía una fecha más concreta.
  • 23 de abril de 1.990. Esa fecha es la elegida por la profetisa Elizabeth Claire como la del “inicio del fin”. Ese día se desataría una guerra nuclear que conduciría al fin del mundo 12 años más tarde, según relató una y otra vez en sus más de 50 libros escritos.
  • Año 1.991. Louis Farrakhan predijo que el inicio de la Guerra del Golfo (1.990-1,991) marcaría el inicio del fin de los tiempos.
  • 28 de septiembre de 1.992. Rollen Stewart anunció que el mundo acabaría ese día. Actualmente está cumpliendo cadena perpetua por tres secuestros, uno de los cuales se produjo seis días antes de la “fecha del fin del mundo”, el 22 de septiembre.
  • 28 de octubre de 1.992. Lee Jang Rim, el líder de una secta surcoreana, predijo que el mundo se acabaría ese día. Llenas de preocupación por evitar un suicidio masivo, las autoridades surcoreanas montaron el mayor despliegue de su historia en tiempos de paz. Lee Jang fue detenido y encarcelado, y gracias a la actuación policial tan sólo 4 de los miles de seguidores de Lee Jang se suicidaron.
  • 2 de mayo de 1.994. Neal Chase, el sucesor de Leland Jensen en el bahaísmo, predijo que Nueva York sería destruída por un ataque nuclear el 23 de marzo de ese año y que el mundo se acabaría 40 días después.
  • 6 de septiembre de 1.994. Harold Camping, un ferviente creyente en la numerología, predijo el fin del mundo ese día. Al llegar y constatarse su fallo, cambió la fecha para el 29 de septiembre, y posteriormente para el 2 de Octubre.
  • 31 de marzo de 1.995. Nueva predicción de Harold Camping y nuevo fallo. No sería la última de sus predicciones, aunque éstas ya pertenecen al siguiente siglo y las veremos posteriormente 😉
  • 17 de diciembre de 1.996. Según Sheldon Nidle ese día llegarían 16 millones de naves espaciales y una horda de ángeles (o extraterrestres, eso dependía del día) que acabarían con el mundo.
  • 26 de marzo de 1.997. La llegada del cometa Hale-Bopp fue la excusa perfecta para que el líder y fundador de la secta Puerta del Cielo, Marshall Applewhite, anunciase el fin de los tiempos. Según él, una nave interestelar estaba oculta tras el cometa y vendría a recoger a los “elegidos” -los de su secta, obviamente-  para llevarlos a un plano de existencia superior. Ese día él y los 38 miembros del grupo cometieron un suicidio colectivo.
  • 23 de octubre de 1.997. Según los cálculos de James Ussher el mundo acabaría ese día, fecha en la que se cumplirían 6.000 años de la creación del mundo y, por tanto, debería ser el final. Nadie sabe por qué escogió 6.000 años y no 10.000, por ejemplo.
  • 31 de marzo de 1.998. Según Hon-Ming Chen, líder de una secta llamada “El Camino Auténtico”, ese día el mismo Dios bajaría a la Tierra en un platillo volador a las 10:00 de la mañana (se ve que no le gusta madrugar). Incluso tendría la misma apariencia que el propio Hon-Ming. Más aún, el propio Dios saldría por televisión -sólo en Estados Unidos, eso sí- el día 25 para anunciar el fin del mundo. Aunque se rumorea que Hon-Ming está recluído en un psiquiátrico actualmente, no lo hemos podido constatar.
  • Año 1.999. Según Charles Berlitz y algunos pasquines de los Adventistas del Séptimo Día, el mundo se habría acabado ese año.
  • Julio de 1.999. Una profecía atribuída al célebre profeta Nostradamus, el Rey del Terror “descenderá en 1.999 y siete meses”. Ignoramos si fue escrito por él o por algún editor de libros proféticos.
  • 18 de agosto de 1.999. Jeron Criswell King, un mentalista conocido como “El Increíble Criswell” predijo el fin del mundo para ese día. Nunca supo si había acertado o no ya que falleció en 1.982.
  • 31 de diciembre de 1.999. Tras haber fallado, Hon-Ming Chen volvió a calcular la llegada de Dios a la Tierra trayendo el fin del mundo. Obvia decir que falló otra vez.

Como buen cambio de milenio, el día siguiente a este último tuvo muchísimos seguidores en cuanto a fin del mundo se refiere. Necesitaríamos una entrada entera sólo para quienes hablaron de que no llegaríamos a este año, aunque siempre queda bien mencionar a alguna gente como Timothy Dwight IV (8º presidente de la Univeridad de Yale), Texe Marrs (uno de los mayores conspiranoicos que se conocen), Hal Lindsey (quien obvió sus fallos anteriores, sacó otro libro y se hizo aún más rico), los Testigos de Jehová nuevamente (llegaron a predecir incluso dos horas diferentes para el 31 de diciembre de 1.999) y una larga lista más. Todavía nos queda (al menos) otra entrada con el siglo presente y venideros. Espero que Hollywood no tuviese razón al publicitar cierta película y me de tiempo a hacer la siguiente entrada antes de que todo se vaya al garete. Nos vemos (espero) 😉

Anuncios

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s