La primera gran superproducción del cine

Publicado: 30 agosto, 2012 en Cine, Grandes inventos, Historia, Relatos históricos
Etiquetas:

Portada de “Intolerancia”

Cada vez que leemos la palabra “superproducción” tendemos a pensar en las pelíclulas de Hollywood de los años ’60, películas como “Cleopatra” (1.963), protagonizada por la gran Liz Taylor y el no menos grande Richard Burton. Una de las películas más caras de la historia que casi lleva a la ruina a la por entonces mayor empresa cinematográfica, la 20th Century Fox, por cierto. Se había presupuestado en unos 2 millones de dólares, cifra que se acabó disparando hasta unos estratosféricos 44 millones (equivalentes a unos 320 millones de dólares en la actualidad). Lo cierto es que pasaron bastante años para que dejase de ser considerada una de las mayores catástrofes en cuanto a producción se refiere a obra maestra del cine. Curioso, pero asi es la vida 😉
Sin embargo, la primera película con actores y figurantes contándose por miles (no por decenas o incluso centenas, no; por miles) es mucho más antigua que la película anteriormente mencionada. Para cuando “Cleopatra” se estrenó ya habían pasado 47 años nada menos desde la primera superproducción del cine estadounidense.
La película, de cine mudo, fue dirigida por el desaparecido David Wark Griffith (1.875-1.948), conocido popularmente como “el padre del cine moderno”, se tituló “Intolerancia” y se estrenó en 1.916.
Esta película surgió a raíz de las graves acusaciones de racismo que se elevaron contra D. W. Griffith tras el estreno de su obra anterior, “El nacimiento de una nación” (1.915). En ella se retrataba a un Ku Klus Klan que salvaba a una mujer del ataque de una persona afroamericana, algo que levantó muchas ampollas en la zona Norte de EEUU. Para responder a todas las acusaciones, Griffith decidió entonces hacer una película enfocada a relatar injusticias, algo totalmente diferente de su anterior película.
La obra se divide en cuatro partes bien diferenciadas, cuatro historias que en común sólo tienen un reflejo de lo que la injusticia y la intolerancia hacia los demás pueden llegar a ocasionar.
1ª parte. La secuencia inicial de la película se ambienta en los Estados Unidos de 1.914, una época en la que comenzaban los disturbios por motivos laborales, y nos retrata las injusticias que en ocasiones los jefes llegan a cometer contra sus empleados.
2ª parte.Con un salto hacia atrás nos vamos hacia la época del Renacimiento, época considerada como una gran etapa en cuanto al conocimiento adquirido pero también muy convulsa en cuanto a religión se trata. Aparecen numerosas escisiones del dogma de la Iglesia Católica Romana. La historia se centra en el año 1.572 en Francia, especialmente en los sucesos que desencadenaron la masacre tristemente conocida como “La matanza de San Bartolomé
3ª parte. A continuación viene una historia inspirada en la tradición cristiana, y está ambientada en torno al año 27 de nuestra era. En ella se relata como la intolerancia hacia otras formas de pensar hace que Jesucristo acabe siendo crucificado.
4ª Parte. El final está ambientado en la Babilonia del 539 antes de nuestra era, donde el príncipe Baltasar de Babilonia y Ciro el Grande de Persia se enfrentan por la intolernacia religiosa, hecho que a la postre acaba con el fin de la civilización babilónica.

El escenario de Babilonia y su impresionante número de figurantes

Esta película en ocasiones llega a unos extremos brutales en cuanto a decorados y a cantidad de gente participando en una sola escena. Lo que ocurrió, básicamente, es lo mismo que pasó con la anteriormente mencionada “Cleopatra”: el presupuesto inicial fue superado muchas veces. Podríamos decir que la respuesta a las críticas en la que se iba a convertir esta película se le fue de las manos a Griffith. A pesar de no saberse las cifras exactas, se considera que originalmente el presupuesto estaría en torno a los 200.000 dólares (una cifra bastante respetable hoy en día, no digamos en la época) que acabarían multiplicándose por 10 aproximadamente (se cree que fueron invertidos algo más de dos millones de dólares). Aunque en un principio empezó a tener buena acogida, en la convulsa Europa de principios de guerra pasó muy inadvertida, quizás por su carácter no belicista, y Griffith nunca fue capaz de recuperar totalmente la inversión realizada.
Tampoco hay cifras exactas sobre la cantidad de actores y figurantes que actuaron para la película, pero los cálculos más aceptados hablan del orden de entre 4 y 6.000 personas. Pero quizás lo mejor sea que veáis la propia película, si os apetece. Aquí os la enlazo entera, con sus casi tres horas de duración sin interrupciones:

Anuncios

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s