Los “fines del mundo” a los que sobrevivimos (hasta el s. XIX)

Publicado: 18 octubre, 2012 en Curiosidades, Fanatismos, Frikadas, Religiosos
Etiquetas:,

Yo de vosotros me iba arrepintiendo… o no

Desde que el ser humano es tal siempre ha habido agoreros hablando de la inminencia del fin de todo lo conocido. Y en parte todos han tenido razón si se mira desde el punto de vista de que cada día el el fin del mundo para unos cuantos miles de personas 😀
Lo malo para ellos es que sus predicciones suelen girar en torno al fin del mundo total y completo. Es decir, a la desaparición de nuestro planeta y, con él, nosotros. Nuevamente, tengo que reconocer que en parte tienen razón ya que el Sol también morirá, como buena estrella que es, y nuestro planeta también acabará desapareciendo. No obstante no tenemos de qué preocuparnos ya que esto ocurrirá en torno a dentro de unos 5.000.000.000 años, una fecha en la es que más que improbable que sigamos pululando por ahí.
Dejando esto al margen, a lo largo de nuestra historia se han producido diversos anuncios de la inminencia del fin de los tiempos y me pareció curioso ver algunas fechas a las que ya hemos sobrevivido, fechas que he recopilado brevemente (porque, desde luego, no son las únicas que hay y probablemente acabe expandiendo este listado a no mucho tardar ;))

  • Año 634 antes de nuestra era. Entre los antiguos romanos existía la creencia de que al fundar la ciudad, Rómulo fue visita por 12 águilas que le anunciaron un número místico que significaba cuanto duraría su ciudad y, por extensión, el mundo por ellos conocido. Como eran 12 las águilas, la creencia común calculó que serían unos 10 años por ave, con lo que su mundo terminaría en sólo 120 años.
  • Año 389 antes de nuestra era. Como aquella cifra les parecía muy baja a algunos romanos, otra leyenda surgió al poco tiempo y pasaron de esos 120 años a 365 desde la fundación de la ciudad.
  • Siglo I. Entre los primeros cristianos surgió la creencia de que su divinidad regresaría a la Tierra para marcar el Fin de los Tiempos. Al final, ni reapareció el tal Jesús de Nazaret ni se acabó el mundo.
  • Entre el año 66 y el 70. Los esenios creían que la revuelta judía que se estaba produciendo en aquellos momentos contra el Imperio Romano supondría el fin de los tiempos. Lamentablemente para muchos judíos, sí fue cierto debido a la mano dura con que Roma reprimía las revueltas.
  • Siglo II. En el año 156 se fundó el movimiento de los Montanistas (una secta cristiana), agrupación de carácter apocalíptico cuyos miembros estaban convencidos de que el mundo acabaría durante sus vidas.
  • Año 365. Hilario de Poitiers anunció que el mundo acabaría ese año, en 365. Él mismo falleció en 367.
  • Entre 375 y 400. Martín de Tours (se supone que sabiendo el error de Hilario y para curarse en salud) anunció que el fin del mundo llegaría en ese tiempo de 25 años. Dijo textualmente: “No hay ninguna duda de que el Anticristo ya ha nacido. Ya se ha ido estableciendo en estos sus primeros años y, cuando alcance la madurez, alcanzará el poder supremo“.
  • Año 500. Hasta tres “profetas” concluyeron que este sería el último año de la existencia de todo. Tanto a Hipólito de Roma como a Sexto Julio Africano (después rectificó) como a Ireneo de Lyon les pareció bien poner una fecha tan redonda como es el 500 para terminar con todo. No se pillaron los dedos como algunos ya que todos dijeron una fecha que se proyectaba más de dos siglos en el futuro.
  • 6 de abril de 793. El monje español Beato de Liébana, uno de los autores apocalípticos por excelencia, fue mucho más allá que el resto y fijó una fecha concreta. Al igual que Hilario de Poitiers vivió para ver su propio fracaso puesto que murió en el año 798, 5 años después de la fecha que había anunciado.
  • Entre 799 y 806. Gregorio de Tours, tras “serias reflexiones”, concluyó que el Fin del Mundo tendría lugar en algún día entre los años 799 y 806. Él murió en 594, así que dejaba el sufrimiento para otros.
  • Año 800. Tras revisar sus “cálculos”, Sexto Julio Africano decidió dar una tregua de 300 años y propuso el apocalipsis para en año 800, dándose 500 años de ventaja a sí mismo para no sufrir el fin.
  • Año 848. Una profetisa alemana conocida como “Thiota” empezó a anunciar que el fin del mundo era inminente. En vista de que la gente no la creía, decidió vengarse y anunció que el fin del mundo sería ese mismo año, el 848. Según los Anales de Fulda, la profetisa amenazaba con el apocalipsis inminente para lucrarse. Fue reconvenida por el obispo de Maguncia y de repente dejó de anunciarlo.
  • Entre 992 y 995. Una creencia cristiana afirmaba que cuando el Viernes Santo coincidiese con la fiesta de la Anunciación (ambas festividades son cristianas) se produciría el fin del mundo en un lapso de entre tres años.
  • 1 de enero del año 1.000. Imposible contar el número de personas que anunciaron que el fin del mundo llegaría con el cambio de milenio, aunque se sabe que una de ellas fue el Papa Silvestre II, quien sobrevivió al apocalipsis 3 años.
  • Año 1.033. En vista de que habían cambiado de milenio y no había pasado nada fuera de lo común, muchos cristianos empezaron a decir que el apocalipsis se cumpliría cuando fuese el aniversario número 1.000 de la muerte de su dios-hombre.
  • Año 1.184. Sin mayores explicaciones, diversos “profetas” cristianos empezaron a decir que el anticristo llegaría en el año 1.184. No se sabe muy bien por qué eligieron una fecha tan poco relevante, pero el caso es que fue esa y no otra la elegida.
  • Año 1.186. Juan de Toledo, un obispo español, determinó que una sizigia (alineación planetaria) que se produciría en 1.186 según sus cálculos marcaría el fin del mundo.
  • Año 1.260. Joaquín de Fiore, un monje calabrés, estimó que el fin del mundo se produciría aproximadamente en 1.260. Esa fecha se explica porque los místicos italianos -y Joaquín era uno de ellos- pensaban que el nuevo milenio empezaría entre 1.200 y 1.260.
  • Año 1.284. El Papa Inocencio III anunció que el mundo acabaría con el levantamiento del anticristo, cosa que ocurriría 666 años después de la fundación del Islam (c. 618). Es una de las primeras referencias al “número satánico” por excelencia, el 666.
  • Año 1.290. Los joaquinistas (seguidores de Joaquín de Fiore) decidieron cambiar la fecha dada por su maestro para 1.290 al notar que en 1.260 no se había acabado el mundo.
  • Año 1.335. Nueva fecha propuesta por los joaquinistas en el año 1.291. Habían vuelto a fallar.
  • Entre 1.347 y 1.351. Millares de personas proclamaron el fin del mundo en ese período. Tal vez sea la única predicción mínimamente razonable si se tiene en cuenta que ese lapso de tiempo fue cuando atacó con mayor virulencia la Peste Negra en Europa. Es muy sencillo comprenderlo: estaban aterrados.
  • Año 1.370. Juan de Peratallada era un monje joaquinista y milenarista que preconizó el advenimiento del anticristo en 1.366 y que el milenio se cumpliría entre 1.368 y 1.370.
  • Año 1.378. Arnaldo de Vilanova (otro joaquinista más para la colección) estaba convencido de que el anticristo llegaría ese año. Y, con él, el fin del mundo.
  • Año 1.504. Sandro Boticelli (sí, el pintor) también tuvo que sentir la vergüenza de haber fallado estrepitosamente ya que predijo el fin del mundo para el año 1.504 y falleció en 1.510.
  • 1 de febrero de 1.524. Diversos astrólogos ingleses predijeron que el mundo terminaría ese día y que empezaría con una inundación en Londres, según unos “cálculos” hechos en junio del año anterior.
  • 20 de febrero de 1.524. Otro astrólogo, Johannes Stöffler, observó una sizigia en la constelación de Piscis y determinó que era una señal del fin del mundo.
  • Año 1.525. Thomas Müntzer, un anabautista alemán, fijó para ese año el fin de los tiempos. Al menos en lo que a él respecta, acertó. Johannes era además un líder del campesinado revolucionario alemán, lo cual le valió para ser capturado, azotado, torturado y decapitado el 27 de mayo de 1.525.
  • Año 1.528. Percatándose a finales de febrero de 1.524 de que el mundo no había terminado, Johannes Stöffler decidió darle al mundo otros 4 años de vida.
  • 27 de mayo de 1.528. Otro anabautista alemán, Hans Hut, predijo esa fecha para el fin del mundo.
  • Año 1.533. Melchior Hoffman, otro anabautista, predijo que en ese año terminaría el mundo. Para ser exactos concretó que el segundo advenimiento de Jesucristo tendría lugar ese año es Estrasburgo. Se salvarían 144.000 personas y el resto ardería en el fuego eterno según sus conclusiones.
  • 19 de octubre de 1.533. Michael Stifel, matemático alemán descubridor de los logaritmos, también tuvo sus escarceos con el fin de los tiempos. Como buen matemático, fue más allá de la fecha: según Michael el mundo acabaría el 19 de octubre de 1.533 a las 8:00 de la mañana.
  • 5 de abril de 1.534. Este profeta y anabautista predijo que ese día sería el último. Eso sí, según sus cálculos, se salvaría sólo la ciudad alemana de Münster, donde, casualmente, se encontraban la mayoría de los anabautistas.
  • Sobre el 1.555. Pierre d’Ailly, un teólogo y geógrafo francés conocido por su obra Imago Mundi, escribió en torno al año 1.400 que el mundo llegaría a su fin cuando hubiesen pasado  6.845 años de historia humana. De donde sacó esas cifras es un auténtico misterio, aunque su afición al vino podría explicarlas prefectamente.
  • Año 1.585. Miguel Servet dijo que el reinado del mal había comenzado en 325 (Concilio de Nicea) y que duraría 1.260 años. Por lo tanto, le parecía evidente que en mundo se acabaría en 1.585.
  • Año 1.588. Johann Müller Königsberg, más conocido como Regiomontano, fue un matemático y astrólogo alemán que predijo que el fin de los tiempos llegaría ese año.
  • Año 1.600. Martín Lutero también se sumó al carro de los apocalíptocos prediciendo el fin del mundo en el año 1.600.
  • 1 de febrero de 1.624. El mismo grupo de astrólogos que habían calculado el fin del mundo para el 1 de febrero de 1.524 rectificaron y dijeron que había sido un error cuando la gente empezó a increparles. Para defenderse, anunciaron que habían tenido un error de 100 años en sus cálculos.
  • Año 1.648. El rabino judío Shabtai Tzvi calculó a través de la Cábala que el mundo conocido llegaría a su fin. Aunque al principio afirmaba que ese año vendría el Mesías, después acabó diciendo que él mismo era el propio Mesías y no supo qué contestar a lo del fin del mundo vaticinado.
  • Año 1.654. Helisaeus Roeslin fue un astrólogo y físico alemán que observó una nova en el año 1.572, fenómeno que le afectó profundamente y que fue el desencadenante de que acabase anunciando el fin del mundo para 82 años más tarde, en 1.654.
  • Año 1.656. Según una corriente cristiana, habían pasado 1.656 años entre la “creación” del mundo y el Diluvio Universal, por lo que les parecía lógico que 1.656 años después del Diluvio se acabase el mundo (?).
  • Año 1.657. Según una secta cristiana conocida como “monarquistas” entre 1.656 y 1.657 se produciría una batalla final entre el Bien y el Mal y, como consecuencia,. el mundo no podría seguir más allá de 1.657.
  • Año 1.658. Cristóbal Colón (sí, el navegante :D) estaba totalmente convencido de que el mundo había sido creado en el 5.343 antes de nuestra era. Asumiendo que el año “0” no existe, sus cálculos predijeron el fin de los tiempos para 1.658.
  • Año 1.660. Joseph Mede fue un erudito religioso británico convencido de que el anticristo había aparecido en 456, por lo tanto el mundo se acababa en 1.660.
  • Año 1.666. Shabtai Tzvi, tras haberse equivocado en 1.648, declaró esta como la fecha definitiva. Muchos cristianos también asociaron la terminación “666” con el fin de los tiempos.
  • Año 1.673. William Aspinwall fue un fanático cristiano que estimó que el mundo debía acabarse ese y no otro año.
  • Año 1.688. El matemático John Napier, uno de los padres de los logaritmos junto con Michael Stifel, tampoco pudo resistirse a calcular el fin de los tiempos. Según él, y basándose en el Apocalipsis, el mundo conocería su fin en 1.688.
  • Año 1.689. El sacerdote francés Pierre Curieu sin quererlo sentó las bases del sensacionalismo al publicar “El cumplimiento del Apocalipsis”, obra en la que vaticinaba el fin del mundo para ese mismo año.
  • Año 1.694. John Mason, Johann Heinrich Alsted y Johann Jacob Zimmermann (un poeta y dos teólogos) coincidieron en que el fin del mundo se acababa en ese año. El primero acertó para sí mismo ya que murió ese año.
  • Año 1.697. El cura puritano Cotton Mather predijo que el mundo tocaría a su fin ese año, aunque después cambiaría la fecha.
  • Año 1.700. John Napier, al llegar 1.689 y seguir todo igual, decidió trasladar el apocalipsis a este año. También a Henry Archer le pareció una buena fecha.
  • Entre 1.700 y 1.734. El Cardenal cristiano Nicolás de Cusa estimó que el fin del mundo ocurriría en algún momento entre esos años.
  • Entre 1.705 y 1.708. Los camisardos (una rama de los hugonotes franceses) tenían unos profetas que predijeron el fin de los tiempos para 1.705, 1.706 y 1.708.
  • Año 1.716. Cotton Mather volvió a fijar la fecha del fin del mundo visto su fracaso anterior.
  • 5 de abril de 1.719. El matemático Jakob Bernoulli, autor de “Spira mirabilis” (un tratado sobre la espiral logarítmica) calculó que ese día un cometa impactaría contra la Tierra y lo destruiría todo.
  • Año 1.736. Cotton Mather, en vista de su nuevo fracaso, predijo que todo acabaría 20 años más tarde de lo que había dicho. Obvia decir que volvió a fallar.
  • 16 de octubre de 1.736. William Whiston, al igual Jakob Bernoulli, predijo que un cometa destruiría nuestro planeta, aunque en distinta fecha.
  • Año 1.757. Emanuel Swedenborg, un científico, filósofo y teólogo sueco (además de “visionario”) predijo que el fin del mundo espiritual sería ese año. Nunca explicó qué quería decir.
  • 19 de mayo de 1.780. Ese día se produjo en Nueva Inglaterra un curioso fenómeno que incluyó un incendio forestal y densa niebla en un día nublado ( hoy lo conocemos como “El día oscuro“), lo cual provocó que los habitantes de la zona creyesen que el mundo se acababa al tener que usar velas para iluminarse en pleno mediodía.
  • Año 1.789. En una segunda predicción, Pierre d’Ailly afirmó que este sería el año del fin del mundo. A tenor de lo ocurrido en la Revolución Francesa, es probable que a esta predicción sí se le diese crédito.
  • Años 1.792 y 1.794. Los Shakers (una rama de los cuáqueros protestantes) anunciaron el fin del mundo para ambos años.
  • Entre 1. 793 y 1.795. Richard Brothers era un marino retirado que comenzó a decir que el mundo se acabaría entre esos años. Comenzó a anunciarlo a voz en grito en cualquier lugar, lo que le llevó a pasar varios añlos en un frenopático.
  • 19 de Noviembre de 1.795. Nathaniel Brassey Halhed fue uno de los pocos convencidos de la veracidad de las afirmaciones de Richard Brothers. Tanto, que acabó anunciando su propio día con fecha exacta.

Continuará…

comentarios
  1. […] Los “fines del mundo” a los que sobrevivimos (hasta el s. XIX) […]

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s