Las mayores fortunas de la historia

Publicado: 6 enero, 2014 en Historia, Personajes
Etiquetas:
Por desgracia para ella, esos lingotes de 1 kg. no son suyos

Por desgracia para ella, esos lingotes de 1 kg. no son suyos

Más de una vez me he preguntado quienes habrán sido las personas más ricas del mundo, y, especialmente, si alguna de ellas habrá logrado serlo sin perjudicar a otra gente demasiado. dándole vueltas a eso, un día me topé con una lista de la revista Forbes en la que detallaban los nombres de las 10 figuras históricas que han tenido mayor patrimonio.
Curiosamente, y lejos de lo que mucha gente -servidor incluído- pueda tender a pensar, ninguno de los famosos millonarios de hoy en día alcanza un puesto en ese listado. Por ejemplo el hombre más rico en la actualidad, el mexicano Carlos Slim Helú, tiene una fortuna estimada que no llega a la mitad del 10º hombre más rico históricamente. Y eso que tiene una fortuna estimada de ~73.000 millones de dólares (~56.554 de euros), que no son moco de pavo 😀
Teniendo esto en mente, el que los grandes ricos de hoy en día son la clase media de la historia, vamos allá con los 10 mayores millonarios. 

  • Cornelius Vanderbilt (27 de mayo de 1.794 – 4 de enero de 1.877). Fue un empresario de origen estadounidense que empezó su carrera profesional comprando un barco a crédito, aunque acabaría teniendo bastante éxito y acabaría con una flota de buenas proporciones antes de los 35 años. No obstante, vio que el futuro estaba en el ferrocarril (mucho más rápido para el transporte), con lo que vendió sus barcos y empezó a invertir en trenes, empezando por el de Nueva York. Poco a poco fue comprando (a menudo con artimañas muy similares a las OPAs hostiles que conocemos hoy) hasta acabar con el monopolio virtual del ferrocarril estadounidense, el cual estaba en sus inicios. Se le calculó una fortuna de 167.400 millones de dólares (129.620 millones de euros).
  • Basilio II (10 de enero de 976 – 15 de diciembre de 1.025). Llamado “El Bulgaróctono” (Βασίλειος Β΄ Βουλγαροκτόνος, “asesino de búlgaros” en griego), este emperador del Imperio Bizantino  llevó a su imperio al mayor esplendor de su historia. Era un personaje bastante belicoso -de ahí su mote- que expandió los límites heredados y sometió a numerosas poblaciones. Con su tendencia a no sólo conquistar si no también humillar a los vencidos, los cargó con enormes impuestos que le permitieron amasar una fortuna de al menos 200.000 talentos de oro. Esta cifra pasada a números inteligibles para nosotros y teniendo en cuenta la inflacción, vendría a representar en torno a 131.000 millones de euros actuales.
  • Marco Licinio Craso (-115/-53 antes de nuestra era). El hombre que logró aplastar la revuelta de Espartaco, en realidad no es recordado como militar si no por su impresionante fortuna. No en vano aún se utiliza la expresión “Ser rico como Craso” para aludir a alguien con una gran fortuna. Este hombre se dio cuenta de que Roma carecía de un servicio de bomberos y decidió crear el suyo propio. El problema es que los hombres de Craso no hacían nada hasta que no se pactaba el precio del servicio, aún estando delante del incendio. También compró propiedades y erigió numerosos edificios de viviendas, lo que le reportaba muchísimo dinero en concepto de alquiler. Entre unas cosas y otras acabó amasando una fortuna de unos 170 millones de sestercios, que representan unos 131.300 millones de euros.
  • Henry Ford (30 de julio de 1.863 – 7 de abril de 1.947). El fundador de la mayor empresa de construcción de vehículos (aunque no fue el primero en producir coches en cadena de montaje) comenzó como mecánico de maquinaria a vapor para la empresa Westinghouse. Poco a poco empezó a trabajar con motores de gasolina hasta montar todo un imperio, especialmente con la introducción en el mercado del Ford modelo T en 1.908, un vehículo que se popularizó hasta dejar su fábrica ridícula ante la demanda. Expandiendo su empresa a nivel mundial (llegando a crear su propia ciudad en Brasil) acabó reuniendo una fortuna estimada en unos 139.488 millones de euros.
  • Andrew William Mellon (24 de marzo de 1855 – 26 de agosto de 1937). Hijo de un banquero, Andrew W. Mellon comenzó a trabajar con su padre a los 19 años. Empezó a preocuparse por aportar capital a empresas relacionadas con el petróleo y el acero fundamentalmente. Con el paso del tiempo llegó a formar un imperio comercial con empresas como ALCOA, y asociándose con Henry Clay Frick fundó las empresas Union Steel Company y la Union Trust Company, que le capultarían a los cielos de las mayores fortunas de la historia. Su patrimonio neto se estima en 138.785 millones de euros.

  •  Osman Ali Khan (6 de abril de 1.886 – 24 de febrero de 1.967). Más conocido como Asaf Jah VII, fue el último nizam de Hyderabad (antiguo estado de la India). Como beneficio de su mandato, se estima que su fortuna llegó a alcanzar los 154.964 millones de euros al final de su mandato, en el año 1.948.

  • William Henry Vanderbilt (8 de mayo de 1.821 – 8 de diciembre de 1.885). Hijo de Cornelius Vanderbilt (10ª mayor fortuna de la historia), siguió los pasos de su padre y fundo varias empresas de ferrocarriles, e incluso llego a adquirir el puente de George Whashington. A las ganancias generadas con sus empresas hay que añadir 100 millones de dólares -de la época-,  heredados en 1.877, cuando falleció su padre, que acabaron totalizando una fortuna personal de unos 170.258 millones de euros.
  • Nikolái Aleksándrovich Románov (18 de mayo de 1.868 – 17 de julio de 1.917). Más conocido como Zar Nicolás II de Rusia, se enriqueció enormemente con su mandato, eclipsando a todas las enormes fortunas de sus predecesores. El último de los zares rusos, ejecutado durante la revolución bolchevique de 1.917, tenía en el momento de su abdicación (2 de marzo de 1.917) una fortuna estimada de unos 186.326 millones de euros.
  • Andrew Carnegie (25 de noviembre de 1.835 – 11 de agosto de 1.919). A finales del s. XIX fundó la Carnegie Steel Company, una empresa dedicada a la manufactura del acero que dio unos enormes beneficios. Con el tiempo se fue fusionando con otras compañías hasta crear la mayor empresa del acero del mundo, la U. S. Steel Company (todavía es el mayor productor de acero de EE.UU. en la actualidad). Estas empresas le granjearon a Andrew Carnegie una fortuna estimada en 219.205 millones de euros.
  • John Davison Rockefeller (8 de julio de 1.839 – 23 de mayo de 1.937). Empresario del petróleo, John D. Rockefeller creó el mayor imperio económico conocido hasta la fecha. Empezando con la Standard Oil, poco a poco fue acabando con la competencia a base de compra de empresas, llegando a tener todo un monopolio sobre la industria petrolera. La astronómica fortuna de Rockefeller se estima que llegó a ser de 487.630 millones de euros, más del doble que la segunda mayor fortuna.

NOTA: las cifras están actualizadas a lo que serían hoy en día si se le sumase la inflación

Anuncios

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s