Las peores especies invasoras (I)

Publicado: 11 julio, 2013 en Animaladas, Bichos, Conservación, Denuncia
¡¡Apartad que estoy muy loco!! (Cervus elaphus)

¡¡Apartáos que estoy mu loco!! (Cervus elaphus o ciervo común)

Uno de los grandes problemas ecológicos que tiene este mundo y que a menudo suele ser totalmente ignorado es el de las especies invasoras. Bajo esa expresión se entiende a especies animales, vegetales o incluso hongos que se encuentran fuera de su zona de origen y que pueden ocasionar serios problemas a otras especies. Los problemas varían mucho, desde enfermedades para las que la población nativa no está adaptada a depredación masiva y/o desplazamiento de las especies autóctonas, con el consiguiente riesgo de extinción de éstas. Aunque no todas las especies han sido introducidas a propósito ni todas son tampoco dañinas, existen diversos listados que suelen aglutinar las 100 peores para los ecosistemas de acogida. A lo largo de cuatro entregas -por aquello de no hacer entradas muy largas- os iré presentando a las que se consideran las más representativas.

  • Acacia mearnsii (Acacia negra). Esta leguminosa de rápido crecimiento era originariamente de Australia, aunque con el tiempo se ha ido introduciendo en el resto de continentes (salvo en la Antártida, por motivos obvios). Aunque al principio parecía una buena idea para usar como combustible dadi su rápido crecimiento, al final se reveló como un auténtico desastre ya que su rápida expansión acaba desplazando a las especies nativas.
  • Achatina fulica (Caracol gigante africano). Estos moluscos de gran tamaño -pueden superar los 20 cms. de longitud de concha- fueron importados inocentemente como mascotas, aunque pronto la población en cautiverio comenzó a aparecer en exteriores y, con su alta tasa de reproducción, fueron extendiéndose cada vez más. Pueden causar varios problemas si se dispara su población, como son la propia superpoblación que puede dañar gravemente la vegetación en algunas zonas o problemas derivados de los nemátodos que pueden albergar y que pueden causar varias enfermedades.
  • Acridotheres tristis (Miná común). Estos simpáticos pajarillos originarios de Asia en realidad son unos animales extremadamente voraces y territoriales, lo que puede suponer graves problemas tanto para plantaciones como para otras aves con las que compiten directamente. Han sido introducidos en Norteamérica, en el sur de África y en Australia, donde dada la peculiaridad de la fauna autóctona están causando estragos.
  • Aedes albopictus (Mosquito tigre). Originario del sudeste asiático, este pequeño insecto aprovechó los transportes humanos para irse expandiendo poco a poco por todo el mundo. El gran problema que trae aparejado es que las hembras se alimentan de sangre, lo que las hace un enorme vector de transmisión de enfermedades como son el Dengue, la Fiebre Amarilla e incluso el Virus del Nilo Occidental.
  • Anopheles gambiae (Mosquito de la malaria). Es, junto con otras especies del género Anopheles, el animal que más muertes causa en el mundo, aunque sea de modo indirecto. Con una distribución cada vez más amplia, las hembras de esta especie son las transmisoras de la malaria.
  • Anoplolepis gracilipes (Hormiga loca). Aunque no se sabe a ciencia cierta si esta especie de hormiga es oriunda de África o de Asia, lo cierto es que actualmente se encuentra en prácticamente todo el mundo a causa del transporte global. Aunque en principio no debería causar grandes trastornos, lo cierto es que su llegada a islas e islotes del Pacífico ha ocasionado severos problemas tanto en la flora como en la fauna.
  • Anoplophora glabripennis (Escarabajo asiático de antenas largas). Nativo de Corea y China, este voraz escarabajo deposita sus larvas en la madera para que se desarrollen. Una vez allí las crías comienzan a devorar madera haciendo túneles en el felógeno de las ramas, ocasionando con el tiempo la muerte del árbol. El gran problema es que son muy prolíficos y pueden ocasionar gravísimos daños en bosques enteros.
  • Aphanomyces astaci (Peste del cangrejo o afanomicosis). Este parásito era propio del cangrejo de río americano (Procambarus clarkii), aunque acabó infestando a otras poblaciones de cangrejo de río donde el americano fue introducido, llevando a algunas especies hasta casi la extinción.
  • Ardisia elliptica. Este árbol es originario del sudeste asiático y ha sido considerada una estupenda planta decorativa. El gran problema que presenta es que es sumamente prolñifica, lo que hace que inadvertidamente vaya colonizando nuevos espacios en lugares ajenos, lo que hace que acabe desplazando a la vegetación autóctona. Hasta el momento ha invadido buena parte de la Australia tropical y numerosas islas caribeñas y pacíficas.
  • Arundo donax (Caña común o gigante). Es un tipo de hierba originario de Asia que se ha ido extendiendo poco a poco hasta colonizar la región mediterránea y buena parte de América. Su distribución se debe principalmente a que es uno de los mayores productores de biomasa industrial, por lo que su cultivo ha ido aumentando. La desventaja obvia es que también crece fuera de los cultivos, desplazando a otras herbáceas.
  • Asterias amurensis (Estrella de mar del Pacífico). Natural del Pacífico norte, ha sido dispersada por el mundo involuntariamente por el ser humano. Los barcos suelen usar tanques de lastre rellenos de agua para mejorar su estabilidad, con lo que absorben también larvas de esta (y otras especies). Cuando sueltan lastre también arrojan “polizones” como esta estrella, que se metamorfosea y se queda a vivir allá por donde la echaron. Puede encontrarse en Australia o en el Mediterráneo incluso.
  • Virus del banano. Aunque no se conoce muy bien el origen de este virus, se encuentra extendido por todo el mundo “gracias” al intercambio de especímenes entre productores. Como nota curiosa, en banano no es un árbol si no una herbácea 😉
  • Batrachochytrium dendrobatidis (hongo de la Quitridiomicosis). Este hongo quítrido es quizás la mayor amenaza que pende sobre los anfibios hoy en día. Aunque no hay pruebas fehacientes del por qué de su expansión, lo cierto es que poblaciones de todo el mundo de ranas -especialmente- se ven afectadas por esta enfermedad letal.
  • Bemisia tabaci (Mosca blanca). Este insecto hemíptero, que se cree originario de la India, se encuentra actualmente esparcido por todo el globo. Supone un gran problema para las plantas ya que es un vector de transmisión de virus que afectan a plantas, especialmente de Begomovirus, un género de virus que pueden diezmar cosechas si se dan las condiciones adecuadas para su desarrollo.
  • Boiga Irregularis

    Boiga irregularis

    Boiga irregularis (Culebra arborícola marrón). Esta serpiente delgada y de longitud moderada es originaria de Australia y Papúa Nueva Guinea (lo que en tiempos fue un continente llamado Sahul). Accidentalmente introducida en diversas islas, la falta de depredadores ha hecho que su número crezca de manera exponencial y que hayan causado un gran impacto en especies nativas de las islas colonizadas por ellas. Un grave caso es el de la isla de Guam.

  • Capra aegagrus hircus (Cabra doméstica). Por extraño que pueda parecer, las cabras son una especie que ocasiona graves problemas ecológicos cuando se introduce en ecosistemas insulares. Son las responsables de la extinción masiva de vegetación (y de animales adaptados a ella) en numerosas islas a lo largo y ancho del planeta.
  • Carcinus maenas (Cangrejo verde europeo). Natural del noroeste del Océano Atlántico, se ha ido expandiendo por el mundo bien adosado a cascos de barcos o dentro de los tanques de lastre de los mismos. A pesar de no estar considerado responsable directo de grandes catástrofes, su voracidad y gran capacidad reproductiva hacen que sea una amenaza potencial a tener en cuenta.
  • Caulerpa taxifolia (Alga asesina). Esta alga proveniente del Océano Índico fue utilizada en un principio como planta decorativa en acuarios. Tras ser tratada con diversos productos químicos se obtuvo una variedad mucho más resistente que finalmente acabó apareciendo en el Mediterráneo. El gran problema es que afecta a otras algas reduciendo su población y, con ellas, a los animales que viven allí. Actualmente ha colonizado una superficie de una 3.000 hectáreas.
  • Cecropia peltata (Yagrumo). Este árbol apreciado por su producción de látex es originario de la zona tropical y subtropical americana, desde el sur de México hasta Brasil. Con una ritmo de crecimiento altísimo, ha sido introducido en África y en Asia, desplazando a otras especies autóctonas.
  • Cercopagis pengoi (Pulga de agua). Este pequeño crustáceo es originario de los mares CaspioNegro. Poco a poco se ha ido abriendo paso a través de cursos fluviales hasta llegar al mar Báltico, desde donde se ha ido repartiendo por el mundo a través de los tanques de lastre de las embarcaciones. Al ser un voraz depredador, su competencia directa ha mermado a otras especies allí donde se ha establecido.
  • Cervus elaphus (Ciervo común). Originario de Eurasia, este ciervo se fue introduciendo en la época colonial en Nueva Zelanda -y en menor medida en Australia- ya que a los gobernantes ingleses les gustaba la caza. Su impacto en la fauna y la flora locales fue muy grande y todavía no ha sido controlado. También se introdujo en Argentina y Chile como especie cinegética, desplazando al Hippocamelus bisulcus o ciervo andino.
  • Chromolaena odorata (Hierba siamesa o hierba diabólica). Esta herbácea se ha usado tradicionalmente en su lugar de origen (sudeste asiático), aunque con el tiempo se ha ido extendiendo por buena parte del globo. Al ser un arbusto de hasta 2´5 metros de altura y crecimiento rápido, ocasiona graves problemas por desplazamiento de otras especies, especialmente en las selvas de África.
  • Cinara cupressi (Pulgón del ciprés). Estos áfidos se especializan en la sabia de las coníferas, pudiendo aumentar su población de manera exponencial y matando grandes extesiones de arboleda. Debido al comercio de árboles a escala mundial, se encuentra ya por todo el planeta.
  • Cinchona pubescens (Cascarilla, quinina roja). Este árbol originario de América Central y Sudamérica tiene utilidad medicinal por su alto contenido en quinina (utilizada contra la malaria), por lo que se comenzó a expandir cuando los europeos descubrieron su uso. Lamentablemente, la expansión se les fue de las manos y son un gran problema en diversas islas, como las Galápagos.
  • Clarias batrachus (Pez gato andador). Este silúrido es originario del sudeste asiático y tiene la extraña -para un pez- habilidad de respirar aire y usar sus aletas pectorales a modo de “patas”. Puede desplazarse de una zona fluvial a otra buscando nuevos territorios y/o presas. Debido a su peculiaridad fue una especie apreciada en acuariofilia, hasta que comenzó a escaparse y a invadir piscifactorías.

——————————————————

Y hasta aquí las primeras 25 especies 😉

Anuncios
comentarios

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s