Errores de nomenclatura

Publicado: 12 diciembre, 2012 en Bichos, Curiosidades, Frikadas
Meiolania platyceps, un varánido según Owen

Meiolania platyceps, un varánido según Owen

Como ya hemos visto en una entrada anterior, en ocasiones los taxónomos nos sorprenden con nombres que a veces pueden resultar curiosos (de hecho, aquella entrada versaba casi exclusivamente sobre la zona genital y sus utilidades/usos). Pero también hay otras ocasiones en los que hay un error de apreciación y el nombre binominal o científico elegido para nombrar géneros y especies resulta, cuando menos, opuesto a la realidad. De un error en una descripción (sea por despiste o falta de estudio) sólo pueden acabar saliendo nombres que no se correspondan con la realidad. No quiero decir con esto nada en concreto (creo que queda claro que alabo la enorme labor desempeñada por taxónomos y taxónomas), si no simplemente señalar unos cuantos casos que pueden conllevar, además, unas risas. Y como bien se sabe, aquello que se aprende de manera entretenida a la postre acaba siendo recordado y comprendido con mucha mayor facilidad que lo impuesto y/o explicado de manera… digamos “seria”. Una pena que mis antiguos profesores no comprendiesen esta máxima, probablemente mi fracaso escolar no hubiese sido tan brutal 😀

  • Alligator  [Daudin, 1.809] (aligátores, también llamados caimanes en ocasiones aunque no sea del todo correcto). Su nombre proviene de una mala traducción del español. Los conquistadores les llamaban “el lagarto”, y los angloparlantes que llegaron después adaptaron el nombre a su manera.
  • Ambrosia [Linneo, ????] (género de plantas). Bautizadas originalmente en honor al tradicional manjar de los dioses griegos, la Ambrosía, estas herbáceas distan mucho de ser un manjar. Antes bien, son una gran fuente de alergia por la gran cantidad de polen que producen algunas de sus especies.
  • Apidium [Osborn, 1.908] (género de primates ya extintos). Este nombre significa “toro pequeño” ya que cuando se descubrió el primer fósil se pensó que correspondía a un animal con cornamenta. No sabemos si su pareja le guardaba fidelidad, pero lo cierto es que al final el presunto cornamentado resultó ser un primate que vivió entre el Eoceno y el Oligoceno (de 36 a 32 millones de años).
  • Apus apus [Linneo, 1.758](vencejo común). El término para definirlo viene del griego y significa “sin patas”. Los vencejos se pasan casi toda su vida en el aire, ciertamente, pero tienen patas. Pequeñas, pero las tienen.
  • Arctocephalus pusillus [Schreber, 1.775] (lobo marino). “Pusillus” significa “muy pequeño” en latín, pero salta a la vista que lo que se describió en 1.775 fue un ejemplar recién nacido o poco más. El lobo marino puede llegar a medir hasta 2’50 metros de longitud y pesar más de 300 kilogramos.
  • Arrhinoceratops [Parks, 1.925] (dinosaurio ceratópsido). Su nombre significa “cara sin nariz cornuda” en griego. Se cree que este nombre se debe a un error ortográfico, ya que una de las características fundamentales de este dinosaurio es, precisamente, su cuerno nasal.
  • Barbus viviparus [Weber, 1.897] (pez ciprínido). El nombre específico de este pez da a entender que da a luz a sus crías, algo totalmente erróneo. Como la gran mayoría de peces, este barbo también pone huevos.
  • Basilosaurus [Harlan, 1.834] (basilosaurio). Significa “saurio rey”. Es curioso pensar en reptiles cuando lo que se tiene delante es un cetáceo, pero en descargo de Harlan diremos que todavía no se sabía mucho del tema en aquella época.
  • Calyptraea extinctorium [Lamarck, 1.822] (molusco). Este molusco parecido a una lapa, lejos de lo que su nombre sugiere, puede encontrarse en la mayor parte de China.
  • Cephalopentandra [Chiov., ????]. Su nombre significa “cabeza con 5 estambres y sin zarcillos“. Nadie se explica el nombre elegido partiendo de la base de que este género de plantas presenta flores con 3 (y no 5) estambres; además tiene zarcillos.
  • Chaeropus ecaudatus [Ogilby, 1.838] (bandicut con pies de cerdo). Su nombre significa “pies de cerdo sin cola”. No deja de ser curioso el pequeño detalle de que entre todos los bandicuts es esta especie la que tiene la cola más larga en relación a su cuerpo.
  • Cuniculus [Brisson, 1.762] (paca). Aunque este nombre signifique “conejo” en latín, el género pertenece a roedores, no a lagomorfos.
  • Dinosauria [Owen, 1.842] (superorden de vertebrados). Del griego δεινός σαῦρος, significa literalmente “lagarto terrible”. Aunque por algunos géneros lo pusiesen parecer, lo cierto es que la mayoría de ellos eran seres de pequeño tamaño.
  • Geosaurus [Cuvier, 1.824]. A pesar del nombre dado por Georges Cuvier, “lagarto de tierra”, no nos encontramos ante un ser reptante si no ante un gran reptil marino. 
  • Globicephala macrorhynchus [Gray, 1.846] (calderón tropical). El nombre específico significa literalmente “gran pico”. Es de suponer que Gray trabajó sólo con esqueletos ya que si hubiese visto uno vivo se habría dado cuenta de que lejos de tener un hocico alargado tienen un enorme melón. Por cierto, aunque se les llame coloquialmente “ballenas piloto” no son ballenas. Las ballenas NO tienen dientes, y los calderones sí los tienen.
  • Indri indri [E. Geoffroy & G. Cuvier, 1.796] (indri). Este simpático lémur debe su nombre a un error. “Indri” significa en malgache “Mira ahí”, pero Pierre Sonnerat, el explorador que lo capturó, pensó que era su nombre cuando en realidad lo estaban avisando. En Madagascar le siguen llamando “babakoto” (el abuelo).
  • Ixobrychus [Billberg, 1.828] (alcaraván). El peculiar nombre de este género (muérdago rugidor) se debe a que se creía que utilizaban tallos de plantas para emitir sus peculiares sonidos. De hecho, no fue el único error. El propio nombre se debe a otro error ya que su descriptor confundió -ixios (caña o tallo) con -ixós (muérdago). Así pues, estas aves pueden parecer muérdagos volantes y chillones, pero no lo son 😉
  • Lawsonia inermis [???] (alheña). Quien la describió como “desarmada” debió ver tan sólo una flor y no los tallos, ya que tiene éstos repletos de espìnas.
  • Lepas anatifera [Linneo, 1.767] (percebe). Su curioso nombre significa “percebe ganso” ya que se creía que los gansos se metamorfoseaban después de ser percebes. La explicación viene dada por la prohibición cristiana de comer carne durante la cuaresma. Amparándose en que los gansos provenían del mar y eran por tanto “pescado”, podían saltarse la prohibición y comer ganso. Lo que no sabían era que si no los veían en verano era porque estaban criando en el Ártico.
  • Libycosaurus [Bonnarelli, 1.947] (antracotérido del Mioceno). Aunque su nombre designe a un lagarto libio (significado literal), el Lybycosaurus era en realidad un mamífero ungulado artiodáctilo.
  • Lobodon carcinophagus [Hombron & Jacquinot, 1.842] (foca cangrejera). Su nombre significa “comedora de cangrejos”, aunque lo cierto es que no los podría comer aunque quisiera. La fisonomía de su boca se lo impide, y su dieta está basada en casi un 100% de krill. Se pensó que comía cangrejos al hallar cáscaras de éstos en las playas donde fueron vistas por primera vez.
  • Megarachne [Hünicken, 1.980] (euriptérido). Identificado como una araña terafósida de tamaño enorme, su nombre significa “araña enorme”. Finalmente resultó ser un escorpión marino, aunque de hábitos terrestres.
  • Meiolania [Owen, 1.886] (tortuga terrestre gigante). Su nombre significa “pequeño deambulador”, en relación al Megalania (“gran errante”) ya que Owen estaba convencido de que se trataba de un varánido de menor tamaño que éste. Finalmente, Meiolania resultó ser un género de unas de las tortugas terrestres más grandes que jamás hayan existido.
  • Myrmecobius [Waterhouse, 1.836] (numbat). El nombre de esta especie significa “que vive de hormigas”. Sin embargo, se cometió un error de bulto ya que en realidad los numbats se alimentan casi exclusivamente de termitas, no de hormigas.
  • Nephanes titan [Newman, 1834] (escarabajo). A pesar de lo que su nombre pueda sugerir, nos encontramos ante una especie de escarabajos que rara vez superan los 0’5 milímetros de longitud. Es una de las especies más pequeñas que se conocen, si no la de menor longitud de todas.
  • Oviraptor philoceratops [Osborn, 1.924] (dinosaurio terópodo). Literalmente “ladrón de huevos amigo de los ceratópsidos”. Todo se debe a que fue hallado un fósil junto a unos huevos que se creyeron de Ceratops, aunque finalmente se supo que eran de su propia especie. Se cree que este hallazgo implicaba a un adulto incubando o, como mínimo, cuidando de sus huevos.
  • Pan troglodytes [Blumenbach, 1.776] (chimpancé). Su nombre significa “cavernícola” porque en un principio se creyó que era una especie de humano antiguo. En realidad, los chimpancés viven en los árboles y, aunque comparten un 98% de nuestro ADN, no son nuestros antepasados.
  • Paradisaea apoda [Linneo., 1.760] (ave del Paraíso). Su nombre quiere decir “visitante del paraíso sin patas”. Se creía que esta bella ave provenía del Paraíso terrenal y que, al pasar su vida en el aire, no necesitaba patas. Todo se debe a que las pieles que enviaban desde su hábitat natural hacia occidente para estudiarlas venían sin patas. No sólo tenían patas, si no que les resultan necesarias ya que pasan la mayor parte de su vida posadas en el suelo.
  • Paradoxurus hermaphroditus [Pallas, 1.777] (civeta de las palmeras). Literalmente “hermafrodita con la cola extraña”. Se debe a que el espécimen tipo tenía la cola deforme, por lo que se pensó que la especie en sí también la tenía. El motivo por el que además se pensó que era hermafrodita continúa siendo un misterio.
  • Phytosauria [von Meyer, 1.861] (reptiles acuáticos de Triásico). Se les denominó “lagartos de las plantas” ya que originalmente se creía que eran unos reptiles hervíboros. Resultaron ser carnívoros, además de ser unos parientes lejanos de los actuales cocodrílidos.
  • Sirenia [Illiger, 1.811] (orden de mamíferos acuáticos). En los primeros viajes al “Nuevo mUndo”, numerosos cronistas creyeron ver a las sirenas de la mitología griega. Se trataba de pacíficos y tranquilos hervíboros marinos.
  • Viola purpurea [Kellogg, ????] (especie de violeta). Nadie sabe de dónde salió el apelativo de “púrpura” ya que esta especie es totalmente amarilla.
Anuncios
comentarios
  1. Enri14 dice:

    Muy interesante! Sólo un par de cosillas…

    “Oviraptor philoceratops [Osborn, 1.924] (dinosaurio terópodo). Literalmente “ladrón de huevos amigo de los ceratópsidos”. Todo se debe a que fue hallado un fósil junto a unos huevos que se creyeron de Ceratops,”
    Supongo que querías decir Protoceratops 😉
    Estrictamente, creo que el ejemplar al que te refieres ha sido reclasificado como Citipati, pero no estoy seguro.

    Es cierto que también había dinosaurios pequeños, pero no creo que fuesen la mayoría (al menos comparando géneros).

    Un ejemplo que se me viene a la memoria de error de nomenclatura en dinosaurios es el Struthiosaurus, que de avestruz no tenía nada!

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s