Tsunamis en las montañas: la presa de Vajont

Publicado: 28 febrero, 2012 en Construcciones, Desastres
Etiquetas:

Presa de Vajont en el año 2002

En el año 1.959 se completó en el valle del río Vajont, al norte de Italia, un ambicioso proyecto hidrológico: la presa de Vajont. Construída en una garganta natural en el Monte Toc, de 1.921 metros de altitud máxima, la presa del río Vajont alcanzó los 262 metros de altura, convirtiéndose en la más alta del mundo durante 5 años, hasta que se completó la presa suiza de Grande Dixence. Su construcción fue iniciada bajo el mando de la Società Adriatica di Elettricità (Sociedad Adriática de Electricidad), una compañía de carácter monopólico en el norte de Italia dirigida por Giuseppe Volpi, 1er Conde de Misurata. El conde Volpi era un acaudalado empresario que había amasado su fortuna gracias al comercio de tabaco en el norte de África. Cuando volvió a Italia decidió llevar la luz eléctrica a la ciudad Venecia en 1.903, algo que le reportó enormes beneficios y que le llevó a fundar la SADE en 1.905. En el año 1.920 se comenzó a gestar la idea de construír la presa más alta del mundo, quizás por el auge del fascismo con el que el sr. Volpi estaba muy vinculado (llegó a ser Ministro de Finanzas entre 1.925 y 1.928), aunque la idea en un principio no acababa de cuajar.
Tras varios años con la idea en el dique seco, a mediados de la década de los años ’30 el proyecto volvió a cobrar fuerza y finalmente acabaría siendo autorizada el día 15 de Octubre de 1.943.
En 1.955 comenzaron a comprarse las tierras de la zona, aunque con la oposición de los vecinos de Erto e Casso. Una vez con las tierras en su poder, la SADE comenzó la construcción en el año 1.957.
A lo largo de 1.959, durante la construcción de una carretera que bordeaba la presa comenzaron a notarse pequeñas fracturas y algún que otro derrumbe de terreno. Esto originó que la empresa encargada de hacer la carretera del Monte Toc encargase has ta tres estudios realizados por geólogos distintos, quienes concluyeron que el terreno en el que se estaba construyendo era un tanto inestable y que ninguno de ellos apostaría por que la presa fuese segura en caso de llenarla de agua; los tres informes fueron ignorados. En Octubre, haciendo caso omiso de las advertencias, se dio por finalizado el muro de contención, y las compuertas se cerraron para comenzar el llenado en Febrero de 1.960.
A lo largo de ese año la presa se fue llenando. Comenzaron a observarse movimientos de tierra, así como pequeños deslizamientos que fueron recogidos por varios periódicos, pero el Gobierno Italiano simplemente demandó a los periodistas por “socavar el orden social”.
El día 4 de Noviembre de 1.960, un año después de haber sido finalizada la presa y 9 meses después de haber comenzado el llenado, el nivel del agua estaba en los 190 metros a la altura del muro. De repente una masa de unos 800.000 m³ (metros cúbicos) compuesta de tierra, roca y árboles se precipitó al lago formado por la presa, algo que obligó a detener el llenado y a bajar el nivel de agua hasta casi los 140 metros, casi el 25% de la altura lograda hasta la fecha. La SADE decidió construir un túnel no previsto originalmente pero que les serviría para mantener operativa la presa en caso de que ocurriese algún otro corrimiento de tierras. Una vez finalizada esta reforma, en Octubre de 1.961, la dirección de la SADE ordenó seguir con el llenado del embalse; para Abril de 1.962 ya se habían alcanzado los 215 metros.
En Abril de 1.962 el pueblo de Erto e Casso denunció que habían sufrido “varios terremotos de grado 5 en la Escala de Mercalli“, aunque fueron ignorados por dos motivos:

  • la escala de Mercalli es muy subjetiva, y no siempre se corresponde con terremotos de importancia; además el pueblo de Erto e Casso tenía construcciones viejas y deficientes, lo que llevó a las autoridades a restar importancia en las grietas detectadas por los habitantes
  • los habitantes del pueblo habían sido quienes más habían levantado la voz en contra de la construcción del proyecto, algo que incomodó mucho al Gobierno Italiano

En Julio de ese año fueron los propios ingenieros de la SADE quienes alertaron que el riesgo de desprendimientos podría haber sido subestimado, y que si se producía algún corrimiento de tierras de gran tamaño con la presa totalmente llena el desastre podría ser “inimaginable”. Nuevamente, la dirección hizo oídos sordos y prosiguió con el llenado.
En Marzo de 1.963, coincidiendo con el llenado total de los 260 metros hábiles de la presa, se produce un aparente cambio en la gerencia. La SADE deja la presa en manos de la recientemente creada eléctrica estatal ENEL, aunque curiosamente los puestos de dirección siguen ocupados por las mismas personas que antes.

La presa vista desde Longarone en 2.005

En verano de ese año los corrimientos, deslices y movimientos del terreno fueron denunciados constantemente por la población de alrededor. El día 15 de Septiembre se constató un desplazamiento de al menos 22 centímetros de una enorme parte de la montaña. Pocos días después, el 26 de Septiembre, ENEL ordenó rebajar la altura del agua hasta los 240 metros como medida de precaución. A pesar de que en Octubre se detectó un corrimiento de un metro de distancia de una “enorme cantidad de tierra y rocas” según el informe, no hay constancia de que se tomase ninguna medida de precaución ni de que la población fuese instada a ponerse a salvo ante una eventual tragedia.
Y la tragedia llegó.
El 9 de Octubre de 1.963 la inestabilidad del terreno en conjunción de las fuertes lluvias que se producían aquellos días provocaron que súbitamente se desprendiese una masa calculada en unos 260 millones de m³, impactando contra el lago a unos 110 km/h.
Este brusco impactó provocó el desplazamiento de una masa de agua estimada en unos 50 millones de m³, que provocaron una ola que superó el borde superior de la presa en unos 250 metros (estimados).
El muro de agua resultante, tildado de megatsunami (aunque este término es incorrecto ya que no se produjo en el mar) destruyó los pequeños pueblos de Faé, Pirago, Rivalta, Villanova y especialmente Longarone, el primero que encontró y el más grande. Lo que antes era una zona rural ahora era un yermo de barro sin construcciones. La cifra de muertos varía enormemente de una a otra fuente, que van desde un mínimo de 1.450 hasta más de 2.000.
Las autoridades iniciaron la construcción de un nuevo asentamiento llamado Vajont para alojar a los supervivientes (hubo casi tantos como muertos) que estaba a unos 50 kms. de distancia en la llanura del río Tagliamento. Alguna gente se resistió a abandonar sus propiedades, aunque finalmente toda la población fue trasladada. Al margen de ayudas económicas directas también se concedieron créditos al 0% para iniciar negocios y se promulgó una exención tributaria de 10 años para todos los afectados. Tristemente, la realidad fue que los más beneficiados por todo esto fueron los que menos daños sufrieron, lo que creó un ambiente de abierto descontento.
La presa de Vajont hoy en día sigue en pie, aunque su actividad ha cesado desde el día del accidente; una semana más tarde se ordenó el vaciado lento del agua que quedaba y una vez vacía sus compuertas no se volvieron a cerrar.

PD: por si os interesa aquí tenéis más información y abundantes gráficos del desastre 😉

PD2: y ya de paso, un documental de National Geographic sobre el tema

Anuncios

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s