El Vesubio, la bomba dormida

Publicado: 26 febrero, 2012 en Desastres, Volcanes
Etiquetas:

Vista de Nápoles. Al fondo, el Vesubio

Al lado del golfo de Nápoles se alza el monte Vesubio, un volcán que se eleva hasta 1.871 metros sobre el nivel del mar y que está a unos 9 kilómetros de la importante y gran ciudad de Nápoles (~965.000 habitantes). Este monte se formó tras el choque de dos placas tectónicas, la placa euroasiática y la africana. Se trata de un estratovolcán que tiene dos conos, uno llamado “Gran Cono” o Vesubio y otro más bajo (de 1149 msnm) llamado monte Somma. De hecho, no es poco frecuente referirse al Vesubio como “Somma-Vesubio”.
Este volcán es bastante célebre por haber ocasionado grandes explosiones en tiempos históricos, siendo recogidas incluso por Plinio el Joven, sobrino de Plinio el Viejo. Curiosamente, el propio Plinio el Viejo falleció en la erupción del año 79 a. E. en Estabia, mientras acudía con su flota en ayuda de las gentes de Pompeya.
Aunque se cree que la zona donde se ubica lleva teniendo actividad volcánica desde hace al menos 400.000 años, la capa de material más vieja hallada hasta la fecha ha sido datada en unos 34.000 años de antigüedad. El inicio de la formación del monte Somma-Vesubio está datada en hace unos 25.000 años.
Este monte ha estado marcado por numerosas erupciones a los largo de su historia, como demuestran los diferentes depósitos de piroclastos que hay en la actualidad. El nombre que recibe cada uno suele estar relacionado el tipo de pumita o piedra pómez que se va encontrando.
La más antigua es la denominada erupción Pumita Básica, un depósito que data aproximadamente de hace unos 18.300 años. Estos restos son los que quedan de una gran explosión que presumiblemente tuvo un Índice de Explosividad Volcánica de 6 (IEV6) y probablemente fue la causa de la creación de la caldera Somma.
Dos milenios más tarde, hace unos 16.000 años, se produjo la erupción Pumita Verde, llamada así por la coloración un tanto verdosa de la tefra resultante. Se cree que se debió a una explosión de IEV5.

Pisadas humanas sobre restos volcánicos

Entre el 1.660 y el 1.620 antes de nuestra Era se produjo otra importante erupción de IEV6, denominada Erupción Avellino. La abertura por la que salió este flujo estaba a aproximadamente 2 kilómetros al oeste de donde se encuentra actualmente el cráter “Gran Cono” y se cree que dada su magnitud repercutió en los fenómenos de enfriamiento climático global del siglo XVII a. E. En el año 2.001, en las cercanías de la actual población de Nola se descubrieron los restos de un poblado de la Edad del Bronce cuyos habitantes abandonaron a toda prisa. De esta huida quedan restos encima de una capa de tefra reciente (reciente cuando fue pisada, entiéndase ;)). Esta precipitada huida también quedó de manifiesto por la gran cantidad de cerámicas e incluso por animales que murieron en sus establos; esto quiere decir que no se llevaron nada ya que la urgencia era total. El poblado de la antigua Nola quedó pues sepultado por piedra pómez y cenizas, lo que permitió su extraordinaria conservación.
En 2.006 se encontró otra aldea sepultada en la que también aparecieron numerosos restos de herramientas humanas, animales de granja y perros. En este otro asentamiento también se produjo una fuga apresurada por parte de su población; tan sólo se hallaron tres cadáveres humanos entre las más de 40 chozas que había.
Tras estos episodios el Vesubio entró en una fase distinta de erupciones; eran mucho más frecuentes pero considerablemente más pequeñas, lo que facilitó que la gente regresase cerca de las fértiles laderas de la montaña. Los relatos de la época nos transiten una ladera llena de viñedos y de domus con grandes jardines. Por relatos de aquellos tiempos sabemos que al menos arrojó lava en el año 217 a. E., aunque debió de ser un simple surtidor como los que hoy en día podemos ver en Hawái.
Pero tras una etapa de actividad poco virulenta el Vesubio volvió por sus fueros casi 300 años después del último surtidor descrito. Corría en año 79 de nuestra era y a los pies del Vesubio se erigían varias ciudades como Pompeya, Herculano o Estabia. El día 24 de Agosto el Vesubio entró en erupción con un IEV5.
Ese día por la mañana comenzó a levantarse una columna de humo procedente de la cima del volcán, aunque la gente no le dio mayor importancia ya que había sucedido en varias ocasiones sin mayores consecuencias; desde hacía al menos un par de días también se sucedían pequeños temblores de tierra que pasaron desapercibidos. Sin embargo al mediodía la cosa cambió repentinamente cuando se escuchó una gran explosión y comenzó a caer una fina lluvia de cenizas. Aunque un tanto alarmados los habitantes de la zona, especialmente en Pompeya, decidieron resguardarse en sus casas hasta que dejase de caer la ceniza. Craso error. A Herculano llegó una corriente de fango, cenizas y lava que fue cubriendo las calles. La gente se guareció en sus casas, donde al final quedarían atrapados cuando el caudal empezó a subir de nivel. La erupción seguía y en Pompeya la lluvia de ceniza empezó a dar paso a unas pequeñas piedras que más que nada resultaban una pequeña molestia y, sobre todo, una curiosidad ya que nadie había visto ese fenómeno nunca. En aquel momento les hubiese sido mejor escapar, pero la mayoría no lo hizo. Las pequeñas piedrecillas que apenas pesaban y que incluso flotaban en los impliviums de las villas ricas dejaron paso a rocas de varios kilogramos de peso que se comenzaron a amontonar en los tejados de las casas. Este fue el momento en el que mucha gente intentó escapar, pero ya era demasiado tarde; muchos murieron lapidados por rocas que, en algunos casos, su peso era de centenares de kilos. La erupción siguió hasta la llegada de la noche (1), y finalmente comenzaron a llegar los temidos flujos piroclásticos, que sepultaron Herculano, Oplontis y Pompeya.
Plinio el Viejo, historiador y militar romano que a la sazón se encontraba en la base naval de Miseno, decidió el día 25 echarse al mar para ver de cerca el fenómeno, aunque cuando se disponía a salir llegó un emisario de Pompeya solicitando ayuda y acto seguido ordenó echar al mar a todo barco disponible para las labores de rescate. Al llegar cerca de Pompeya el humo y las cenizas que todavía flotaban en el aire impidieron que se acercase, por lo que siguió en dirección a Estabia, quienes también estaban en peligro. Cuando finalmente llegó a Estabia bajó a la playa, donde se cree que la nube de gases que llegó hasta el puerto de dicha ciudad le mató junto a varios miles de personas.
Tras quedar todo sepultado en una gruesa capa de cenizas y lava, las ciudades quedaron relegadas al olvido varios siglos, hasta que se descubrió Herculano en 1.738, Pompeya en 1.748 (10 años más tarde) y Oplontis a mediados del s. XX.
Se calcula que en esta erupción fallecieron del orden de 3.600 ciudadanos romanos.

La erupción del 26 de Abril de 1.872

Después de esto se sabe que el Vesubio entró en erupción en numerosas ocasiones, la siguiente en el año 203.
En el año 472 una erupción arrojó tal cantidad de ceniza a la atmósfera que ésta lluvia de cenizas llegó incluso a Constantinopla. En el año 512 se produjeron una serie de erupciones tan intensas que incluso el por entonces rey de Italia, Teodorico el Grande, ordenó una exención de impuestos (por un tiempo no aclarado) para permitir a los afectados recuperarse.
Hubo otras erupciones en los años 787, 968, 991, 999, 1.007 y 1.036.
Tras casi 600 años de aparente inactividad, el 16 de Diciembre de 1.631 la cima del Vesubio volvió a rugir. Una erupción IEV4 (10 veces menor que la del año 79 y 100 veces menor que la erupción Avellino) arrojó grandes cantidades de flujos piroclásticos que sepultaron varias aldeas y mataron a entre 3.000 y 3.500 personas según distintas fuentes.
Desde la explosión de 1.631 la actividad del Vesubio puede calificarse de “continua”, aunque no ha causado grandes tragedias desde aquella. Ha entrado en erupción en los años 1.660, 1.682, 1.694, 1.698, 1.707, 1.737, 1.760, 1.767, 1.779, 1.794, 1.822, 1.834, 1.839, 1.850, 1.855, 1.861, 1.868 y 1.872.
En el año 1.906 volvió a entrar en erupción expulsando una alta cantidad de lava (algo poco frecuente en el Vesubio), y provocó la muerte de 100 personas, una cantidad muy pequeña si se tiene en cuenta de que en aquella época vivían en la zona más de un millón de personas.
Volvió a entrar en erupción en 1.926, 1.929 y 1.944. La erupción de 1.944 destruyó los pueblos de San Sebastiano al Vesuvio, Massa di Somma y buena parte de San Giorgio en Cremano, así como una escuadra de aviones B-25 del ejército de Estados Unidos que se encontraban en la base que se había establecido allí con motivo de las operaciones de la II Guerra Mundial.
Pero quizás lo más preocupante es que desde el año 1.944 el Vesubio ha permanecido prácticamente inactivo. Estadísticamente las actividad del volcán fluctúa entre año y medio y 7 años, pero actualmente lleva casi 70 años de calma, el período más largo de los últimos 500 años. Esto despierta cierta suspicacia entre la comunidad vulcanóloga ya que por lo estudiado cuanto más tiempo pase entre erupción y erupción, las probabilidades de una gran explosión aumentan. Hay quien opina que podría ser que se haya apagado, que es posible, pero teniendo en cuenta que a día de hoy son unos 3’1 millones de personas las que habitan la zona metropolitana de Nápoles es necesario no correr riesgos excesivos. Para ello existe el Observatorio Vesubiano, el observatorio vulcanoglógico más antiguo del mundo que fue fundado en 1.841 con el objetivo de tener controlado en lo posible al Vesubio.

————————————–

  1. Aunque es cierto que el sol estaba oculto desde al menos las 14:00 horas debido a la columna de cenizas que se cree alcanzó los 30 kilómetros de altura
Anuncios
comentarios
  1. […] ya comentamos aquí, el monte Vesubio entró varias veces en erupción a lo largo de la historia, aunque la erupción […]

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s