El día que el estrecho de Dardanelos fue fustigado

Publicado: 25 febrero, 2012 en Barcos, Curiosidades, Historia
Etiquetas:,

El cumplimiento de la condena

Corría el año 480 antes de nuestra era cuando Jerjes I se encontraba con su ejército sumido en la II Guerra Médica (llamada así porque los griegos llamaban también “medos” a los persas, no por culpa de algún mal curandero ;)) en el Estrecho de Dardanelos, conocido en la época como Helesponto. Concretamente en las cercanías de Abidos (la ciudad griega, no la egipcia), en un punto en el que el brazo de mar alcanza un ancho de tan sólo 1.200 metros.
Para el traslado de sus tropas, Jerjes ordenó que fuese construído un puente para facilitar el paso. Uno de sus consejeros, Artabano, le recomendó buscar otra manera de avanzar, ya que un puente era una estructura susceptible de convertirse en objetivo de los griegos, quienes podían sabotearlo. Jerjes desoyó sus recomendaciones.
La idea del puente consistía en colocar barcas alineadas -tenía una buena flota- y construir una suerte de carretera por encima para permitir el paso de hombres, caballos y carros de combate y de aprovisionamiento.
Anclaron en primer lugar las naves y las lastraron para darles cierta estabilidad ante el oleaje. Después extendieron arena y la prensaron para posteriormente realizar un entramado de tablones que falicitaban el paso. La idea de la arena, además de estabilizar los tablones con facilidad permitió además que éstos no se mojasen.
Sin embargo, a punto de finalizar su construcción, una tormenta desbarató todo el trabajo hecho y destruyó el puente. Jerjes se enfureció nada más enterrarse según cuenta Heródoto, y ordenó azotar al Helesponto como castigo:

Llenó de enojo esta noticia el ánimo de Jerjes, quien irritado mandó dar al Helesponto trescientos azotes de buena mano, y arrojar al fondo de él, al mismo tiempo, un par de grillos. Aun tengo oído más sobre ello, que envió allá unos verdugos para que marcasen al Helesponto. Lo cierto es que ordenó que al tiempo de azotarle le cargasen de baldones y oprobios bárbaros e impíos, diciéndole:
«Agua amarga, este castigo te da el Señor porque te has atrevido contra él, sin haber antes recibido de su parte la menor injuria. Entiéndelo bien, y brama por ello; que el rey Jerjes, quieras o no quieras, pasará ahora sobre ti. Con razón veo que nadie te hace sacrificios, pues eres un río pérfido y salado.»

Así pues, el Estrecho de Dardanelos fue azotado por el delito cometido al destruír el puente de Jerjes. También fueron arrojados dos cepos para señalar para siempre el deshonor.
Posteriormente, el puente fue reconstruido utilizando para ello 674 barcos (pentecónteros y trirremes) y no barcazas como antes en previsión de que se produjese otra tormenta. Acabado el puente, el ejército cruzó el estrecho. Se dice que su tamaño era tal que hizo falta una semana para que cruzasen todos, cosa que no resulta no demasiado creíble a no ser que cruzasen de uno en uno.
Una vez que todos cruzaron, y ante un eclipse de sol -mal presagio según su creencia-, Jerjes decidió hacer ofrendas al dios del mar en compensación por el fustigamiento previo. Para ello se ofrecieron libaciones, incienso y ramos de mirto. Además, aparentemente arrepentido por el castigo infligido tras su mandato, ofreció al propio mar una crátera de oro, las copas empleadas en las libaciones y su propio acinaces.
Esta vez el puente fue construído bien, y, de hecho, fue utilizado nuevamente para cruzar en sentido inverso después de la derrota y destrucción de la flota que los griegos infligieron al ejército persa en la batalla de Salamina

Anuncios

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s