Lal Bihari, un muerto muy vivo

Publicado: 23 febrero, 2012 en Personajes

Lal Bihari, nuestro "difunto" protagonista

Lal Bihari es un campesino oriundo de la provincia india de Uttar Pradesh nacido en el año 1.961. Quería comprar una parcela situada al lado de su pequeña propiedad y buscó la manera reunir dinero para eso. Lo último que el joven Bihari hubiese podido imaginarse en el año 1.976 cuando fue a un banco a solicitar un crédito es que la respuesta fuese que se lo denegaban porque no se conceden créditos a personas fallecidas. Sorprendido por la respuesta más que por el hecho de que se lo denegasen, indagó para saber qué había pasado. Cuando fue a preguntar al registro le confirmaron su propia defunción. Sólo le quedó decir:

¡Estoy aquí, estoy vivo!

Sin embargo, el asunto empezó a cobrar unos aires totalmente surrealistas cuando el hombre que le atendía le respondió que sí, que él le creía pero en lo tocante a los registros oficiales estaba muerto.
¿Cómo podía ser que constase como muerto si no había muerto?
La respuesta estaba en su propia familia; concretamente la tenía un tío suyo quien con intención de agenciarse la pequeña propiedad de Lal había sobornado a un agente gubernamental para falsear el estado de su sobrino. Pero lo peor del asunto no fue eso (que ya por sí que un familiar te usurpe es bastante malo), si no que lejos de poder resolver el asunto, en la Administración sólo le ponían trabas.
Debido a la superpoblación del estado de Uttar Pradesh y el escaso suelo disponible, no era tan raro que alguien (al igual que el tío de Lal) sobornase a funcionarios para declarar muertos a familiares y/o conocidos a fin de conseguir así tierras que de otra forma no estarían disponibles. Lal comenzó así un periplo de viajes por oficinas varias para intentar lograr una solución al problema.
Hablando con gente en registros empezó a conocer a más gente que estaba atravesando su misma situación; en unos meses conoció hasta a otras 100 personas que intentaban regularizar su situación como seres vivos (por extraño que suene). Ante esto, Lal fundó la Uttar Pradesh Mritak Sangh, la Asociación de gente muerta de Uttar Pradesh. A través de esa asociación Lal pretendía armar revuelo sobre el tema y lograr llamar la atención para poder revertir esas declaraciones de defunción y también intentar que no sucediese nunca más.
Como en todo comienzo, las cosas fueron complicadas para Mritak Sangh; algunos de los miembros fueron amenazados de muerte y les ponían toda clase de trabas para realizar cualquier evento. Pero Lal perseveró y perseveró, y sus intentos por llamar la atención cada vez ganaban en originalidad. Lo primero que hizo fue organizar su propio funeral para que su “viuda” pudiese tener acceso a la pensión de viudedad. Según las leyes indias, le asistía el derecho y ya que él estaba muerto no había nungún obstáculo para ello. No lo reconocieron como vivo pero tampoco le concedieron la pensión a la “triste viuda”.
En el año 1.980 comenzó a presentarse a la gente bajo el nombre de Lal Bihari Mritak (que significa “muerto”), o como “el difunto Lal”, cosa que hizo que la gente empezase a ganarle simpatía y a que su asociación empezase a conocerse.
Pero sin duda el acto más audaz de Lal fue el de presentarse a las elecciones en el año 1.989 contra Rajiv Ghandi. Obvia decir que perdió, pero es que su intención no era la de ganar si no la de llamar la atención. Y la llamó, vaya que si la llamó. Después de las elecciones comenzaron a llegar gentes con su propio certificado de defunción en la mano a las oficinas de la Asociación de Muertos de Uttar Pradesh.
La batalla inicial de Lal Bihari finalizó en el año 1.994 cuando finalmente las autoridades anularon su anterior certificado de defunción y le “devolvieron a la vida” legalmente; sin embargo, lejos de parar sigue en la actualidad luchando contra la corrupción, y especialmente contra los numerosísimos casos de “muertos” o “fantasmas” que maneja su asociación. Hasta la fecha han logrado que más de 100 personas (
A modo de reconocimiento a su lucha, en el año 2.003 le fue concedido el Premio Ig Nobel de la Paz por tres razones:

  • Primera: por su intensa vida a pesar de haber sido declarado legalmente muerto.
  • Segunda: por su campaña póstuma contra la inercia burocrática
  • Tercera: por crear la Asociación de Gente Muerta.

Hay quien ve en este galardón una mofa, sin embargo la organización reconoció que el premio a Lal, lejos de ser humorístico, en realidad era un reconocimiento a su tesón y un modo de expresar su admiración por su lucha.

Simplemente:
¡¡¡LARGA VIDA A LAL!!!

Anuncios

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s