Volar, ese sueño que convertimos en realidad

Publicado: 24 enero, 2012 en Aviación, Curiosidades, Grandes inventos

© Natsumi Hayashi - http://yowayowacamera.com

Sin duda uno de los grandes logros del ser humano haya sido el haber conquistado los cielos; poder desplazarnos sobre los cielos es, desde hace ya algún que otro siglo, algo que logramos y que quizás hoy en día a nadie sorprende, pero que fue la obsesión total y permanente de alguna gente desde el inicio de nuestra historia. Supongo que ya con esta introducción empezarán a veniros a la cabeza los nombres de dos hermanos estadounidenses, Orville y Wilbur Wright. Seguramente a más de uno le venga incluso a la cabeza una fecha, el 17 de Diciembre de 1903, fecha en la que Orville pasaría a la historia como el primer humano en volar tumbado en el “Wright Flyer” (“El volador de los Wright”). Sin embargo la historia nos dice que en realidad no fueron los primeros fabricantes de máquinas voladoras, los primeros aviadores y ni siquiera los primeros en montar un motor en un planeador. ¿Queréis saber quienes fueron? Pues allá vamos. Para ir al comienzo de la conquista de los vientos debemos ir hacia atrás en el tiempo a hace unos cuantos siglos, concretamente a hace 2.560 años. En torno al año 549 antes de nuestra era los chinos inventaron un aparato hecho de seda que se mantenía en el aire y que era controlado por una cuerda: la cometa. Aunque en un principio se trataba de un aparato de carácter lúdico, los militares chinos no tardaron en percatarse de la importancia que podía tener aquel juguete y de hecho comenzaron a emplear cometas de diferentes colores para transmitirse mensajes. Se convertirían en un popular juguete en la China de aquella época, aunque hay que decir que todavía lo sigue siendo.
Poco después de que la cometa fuese inventada en China, y sin conocerla, un astrónomo, matemático y filósofo griego llamado Arquitas de Tarento (que vivió entre el 430 y el 360 antes de nuestra era) ideó un aparato que al parecer era capaz de mantenerse en el aire utilizando un chorro de aire como propulsión. El aparato recibía el nombre de Περιστέρα (“Peristera”, que significa paloma en griego) y parece ser que fue inventado en torno al año 400 aE. Sin embargo, ni ha sobrevivido información sobre su método de propulsión ni demasiados comentarios sobre el invento, así como tampoco se sabe si, en caso de haber existido, fue tripulado alguna vez. No obstante, podría tratarse del primer vehículo aéreo autónomo.
Volviendo a China nos encontramos con los primeros “vuelos” sobre artefactos tripulados. Corría el año 559 de nuestra Era cuando las ya populares cometas chinas, que a la sazón tenían un milenio de historia, comenzaron a crecer en tamaño, ofreciendo una mayor sustentación llevando con ello a algunos estudiosos a empezar a pensar en la posibilidad de que fuesen capaces de mantener a un ser humano en el aire. El emperador Gao Yang (529-559) de la Dinastía Qi autorizó que se comenzase a experimentar sobre el vuelo con prisioneros. Una de las cobayas humanas fue Yuan Huangtou, hijo del anterior emperador, a quien se obligó a saltar desde una torre y quien logro planear hasta aterrizar fuera de los límites de la ciudad.

Dibujo de Abbás Ibn Firnás planeandodesde el minarete de Córdoba

Todavía ajeno a este invento, Abu l-Qāsim Abbās ibn Firnās, conocido como Abbás Ibn Firnás, (810-887) fue un célebre inventor árabe que en el año 852 decidió lanzarse desde una torre en Córdoba llevando consigo una lona de gran tamaño con la intención de amortiguar su caída. A pesar de que al chocar contra el suelo sufrió algunas heridas de poca importancia, esta fue la primera vez que se utilizó lo que hoy conocemos como paracaídas.
El propio Ibn Firnás siguió con su obsesión por dominar los cielos y unos años más tarde, en 875, se hizo construír un armazón de madera recubierto de seda, al que completó añadiéndole plumas de varias aves como adorno. Agarrado a este aparato, Ibn Firnás se lanzó desde otra torre. Con ayuda de su invento se mantuvo en el aire durante al menos diez segundos, el tiempo que le llevó cubrir la distancia entre la cima de la torre y el suelo. Aunque fue un aterrizaje menos exitoso que el anterior puesto que se fracturó ambas piernas, Ibn Firnás logró de esta manera convertirse en la primera persona que planeó.
135 años más tarde, en 1010, un monje benedictino de la Abadía de Malmesbury llamado Eilmer construyó un armazón similar al de Ibn Firnás y se lanzó desde lo alto de la torre de su abadía, recorriendo unos 200 metros antes de aterrizar y romperse, al igual que su predecesor, las dos piernas al tomar tierra. Eilmer siguió obsesionado y comenzó a dibujar bocetos para mejorar y lograr hacer más manejable su parato. Descubrió con pequeñas maquetas que al añadir una cola a las alas se obtenía un aparato más estable en el aire, aunque cuando pidió permiso a su abad para contruír otro aparato y probarlo éste le denegó el permiso aduciendo que no quería que un monje bajo su mando se expusiese a morir voluntariamente.
El afamado y universal pensador inglés Roger Bacon (1.214-1.294) también se interesó por el vuelo, aunque de un modo menos práctico y más teórico. Estudiando las ideas de Arquímedes se dio cuenta de que el aire, al igual que el agua, presentaba una serie de características propias que una vez que fuesen totalmente comprendidas facilitaría al hombre la tarea de dominar los vientos. De hecho, en sus estudios se incluye una descripción del primer ornitóptero(1.290), aunque sólo sea de un modo teórico y nunca fuese realmente construído.

"El tornillo aéreo", de Leonardo da Vinci (año 1.486)

Años más tarde, a finales del siglo XV, también el genial italiano Leonardo da Vinci (1.452-1.519) sucumbió al sueño de volar. Sería largo en exceso -más que un post exclusivo se necesitaría un blog entero- relatar todo lo que Leonardo investigó sobre el vuelo, desde la estructura de las alas de los pájaros hasta el diseño de aparatos que consiguieran imitar a éstos. También retomó las ideas de Roger Bacon con respecto al ornitóptero, empezando a pensar en aparatos cuyas alas realizasen un movimiento de arriba abajo para lograr una propulsión de la que los planeadores carecían. También ideó el “tornillo aéreo”, la ilustración de la izquierda. Este aparato, si bien hubiese sido bastante inútil puesto que giraría sobre sí mismo, fue una de las ideas que siglos más tarde acabarían generando uno de los actuales aparatos aéreos: el helicóptero.
Pasarían unos cuantos años más sin grandes avances sobre la aeronáutica, aunque una vez que se retomaron los avances, estos fueron cada vez más grandes y más rápidos.
En el año 1.709 un sacerdote portugués, Bartolomeu Lourenço de Gusmão (1.685-1.724), presentó ante la corte portuguesa un aparato llamado “Passarola”, consistente en una especie de barca unida a un globo de aire que se calentaba con una pequeña hoguera encendida en la barca. A pesar de no haber sido capaz de despegar en un primer intento, Bartolomeu logró despegarse del suelo unos 4 metros en una segunda intentona. Tras este logro sin precedentes, el primer despegue realizado por el ser humano, Bartolomeu fue conocido como el “Padre Volador”. A pesar del gran invento que suponía, fue duramente tratado por la sociedad de la época tras unas declaraciones del por aquel entonces cardenal de Lisboa (Michelangelo Conti, quien a la postre sería Papa con el nombre de Inocencio XIII) que tildaba su ingenio de “aparato peligroso por el riesgo de incendio que conllevaba” y que definió a Bartolomeu como “socio del diablo”. Lejos de reunior honores, Bartolomeu fue considerado como mal cristiano y fallecería exiliado en España.
Unos años más tarde después de este invento se publicó lo que se considera como el primer estudio de la historia de la aeronáutica, una obra titulada “Esbozo de una máquina para volar por el aire”. Su autor fue Emanuel Swedenborg (1.688-1.772).
En el año 1.783 dos ricos empresarios papeleros y hermanos llamados Joseph y Etienne Montgolfier presentaron ante el conmovido público parisino una bola de papel rellena de aire caliente capaz de elevarse del suelo. Tras el éxito de esta hazaña decidieron hacer una bola más grande y dotarla de una pequeña barca en la que metieron una oveja, un pato y un pollo. Ante el asombro general, la bola se elevó del suelo con sus ocupantes y tras elevarse hasta unos 25 metros de altura, regresó al suelo dejando sanos y salvos a sus tres ocupantes. Esta demostración se realizó en el propio palacio de Versalles ante la atenta mirada de la corte en pleno, y especialmente el asombro del Rey Luis XVI de Francia, quien inmediatamente otorgó permiso a los hermanos Montgolfier a repetir la experiencia con otro globo más grande que ellos estaban seguros que podría elevarse con personas en su barquilla. Gracias al permiso real, el 21 de noviembre de 1783 llevaron a cabo el primer vuelo en globo aerostático realizado por el ser humano. Como tripulantes iban el doctor Jean-François Pilâtre de Rozier y el noble François Laurent d’Arlandes, y lograron permanecer en el aire por espacio de casi media hora. Pocos días más tarde, el 1 de Diciembre, se realizaría el primer viaje en globo desde París a Nesles, una población situada a 43 kilómetros de distancia.
Al año siguiente el invento de los hermanos Montgolfier ya se encuentra mucho más desarrollado, llegando hasta el punto de que se hacen dos intentos de cruzar el Canal de la Mancha. El primero fue realizado por Jean-François Pilâtre de Rozier y por Jules Romain, quienes para su desgracia se convirtieron así mismo en los dos primeros fallecidos oficiales de la historia de la aeronáutica al estrellarse el día 15 de Junio de 1.785.
Pero eso lo dejamos para otro día 😉

————————

Por cierto, la primera imagen es obra de Natsumi Hayashi, una joven japonesa que, si bien no “vuela”, tiene una página de fotografía altamente recomendable: http://yowayowacamera.com/

Anuncios

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s