El Vasa y su “corta” historia

Publicado: 12 enero, 2012 en Barcos
Etiquetas:, ,

El Vasa en la actualidad

Durante la Guerra de los Treinta Años (1618-1648) el Gustavo II Adolfo de Suecia se dio cuenta de que su flota de guerra estaba en mal estado y decidió tomar cartas en el asunto, especialmente después de que en una sola tormenta se hubiesen perdido 10 embarcaciones de la Marina Sueca. En 1625 encargó la construcción de dos naves de 108 pies de eslora (32’9 metros) y otras dos de 135 (~41 metros) con la intención de dotarlos de abundante armamento y lograr así controlar la zona del Mar Báltico.
Una vez encargados los barcos, los carpinteros comenzaron a seleccionar robles en la zona de Södermanland para la construcción; cuentan algunos historiadores que sólo para el Vasa fueron necesarios unos 1000 robles. A pesar de que en un principio el barco estaba pensado para tener un sólo puente de artillería, el empeño del Rey Gustavo por conseguir temibles máquinas de guerra hizo que finalmente se modificase el diseño original para dotarlo con dos puentes.
Aún con la urgencia que tenía por los barcos, Gustavo II Adolfo ordenaba modificaciones en los barcos cada poco tiempo, algo que traía de cabeza a los constructores ya que tenían el material listo para el encargo original y cada vez que su rey pedía una modificación descuadraba todo. El Vasa pasó de ser un barco con 41 metros de eslora a ser uno de 69 metros (226 pies) y pasó de tener un puente de artillería a tener dos con un total de 64 cañones, un peso para el que el barco original no estaba pensado.
En primavera del año 1627 se dio por concluída la construcción del casco y el Vasa fue botado en aguas de Estocolmo para seguir siendo montado ya en el mar. En una primera prueba de flotabilidad el vicealmirante Klas Fleming hizo que treinta hombres corriesen en grupo sobre la cubierta dando vueltas al barco. Cuando llevaban tres vueltas e iban a iniciar la cuarta se ordenó finalizar la prueba ante las sospechas del vicealmirante de que el buque pudiese irse a la banda (tambalearse y hundirse).
En Enero del año 1628 el Rey decide visitar el astillero de Skeppsgården para observar in situ los progresos de la construcción; no duda en alabar las ricas esculturas que lo adornan, especialmente en el castillo de popa y se va satisfecho puesto que el barco está prácticamente acabado.

Maqueta mostrando los colores que se cree que tenía el barco original, el cual puede verse al fondo de la imagen

Lo que el Rey no sabía es que esa sería la primera y única vez en su vida que podría contemplar el barco. Acabadas también las esculturas de ornamentación, se procedió a pintarlas de vistosos colores, algo que se consideraba importante en la mayor nave de la Flota Real Sueca. Como se ve en la imagen, ostentaba un rico colorido que desgraciadamente no se ha conservado hasta nuestros días. Una vez que se dio por finalizada su construcción, procedieron a subir a bordo las velas: un total de 1275 metros cuadrados de lona fueron necesarios para formar el velamen. Colocados los cañones también e instalados los 145 tripulantes y los 300 soldados que el Vasa era capaz de transportar, soltaron amarras el día 10 de Agosto de 1628.
Lo que debía ser el viaje inaugural del nuevo buque insignia sueco se convirtió a su vez en su último viaje cuando, habiendo navegado menos de una milla náutica (navegó en torno a 1300 metros), el barco comenzó a menearse anormalmente para acabar finalmente hundiéndose. Eswto se debió a la conjunción de dos factores:

  • el barco era demasiado estrecho para su altura, lo que le proporcionaba un centro de gravedad sumamente alto que comprometía seriamente su estabilidad
  • la segunda fila de cañones estaba demasiado cerca de la línea de flotación, lo que provocó que comenzase a inundarse muy pronto al entrar agua por las troneras

Tras varios intentos infructuosos por reflotarlo que se extendieron hasta el año 1629, finalmente se decidió que habría que asumir la tragedia (fallecieron entre 30 y 50 personas según varios autores) y dar por perdido el barco y todo su equipo. En el año 1658 Hans Albrecht von Treileben recibió permiso para intentar recuperar lo que pudiese del barco hundido y, sirviéndose de una campana de inmersión logró recuperar casi todos los cañones entre 1664 y 1665. Recuperados los cañones y habiendo fracasado en el intento de reflotar el barco, el Vasa pasó al olvido hasta el año 1840, fecha en la que Albrecht von Treileben visitó el lugar del naufragio pertrechado con uno de los primeros trajes de submarinismo.
En Septiembre del año 1956 se inicia una serie de inmersiones para ver si se puede recuperar algo del barco, y la sorpresa de los buzos es mayúscula al descubrir que pese a llevar 300 años bajo el agua el Vasa se conserva en un estado tildado de “magnífico”. Tras este descubrimiento se inicia una vez más un estudio para reflotarlo, cosa que dado el alcance de la tecnología parece ser factible al fin.
En el año 1959 se comienza a estudiar en serio la posibilidad de sacar el Vasa a flote y, tras múltiples estudios, se decide pasar cables por debajo del casco. Tras 18 fases para acercarlo a la costa, el Vasa vuelve a salir a la superficie el 24 de Abril de 1961, 333 años después de hundirse. Después de su reflote es puesto en un dique seco en el que además se levanta el Museo Vasa; tras más de 17 años de restauración, se da por concluída ésta en 1979 a pesar de que todavía se siguen haciendo trabajos puntuales.
El Vasa es el único barco del siglo XVII que permanece intacto (en un 98%) y puede ser visitado en su emplazamiento actual, en el Museo Vasa, en la isla de Djurgården (Estocolmo)

Anuncios

Pues yo opino que

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s